Sonic

Paramount

La película de Sonic es muy divertida, pero se quedó corta

facebook

twitter

whatsapp

Email

El erizo azul por fin llegó al cine con todo y doblaje polémico

Las películas de videojuegos suelen ser un desastre. Puede que tengan como material fuente universos ricos en contenido. Pero, sobre todo si son live action, los esfuerzos para que el gameplay tengan sentido en pantalla suelen cortar mucho de su magia. Por ello, el exigente fandom detrás de Sonic ha mantenido ciertas dudas luego de que se anunciara una cinta basada en el personaje. Tan exigente es que pidieron un rediseño del personaje tan pronto se mostró el primer avance.

El erizo azul es un personaje icónico de los videojuegos. Pero en los últimos 20 años ha tenido pocos juegos notables. Esto ha hecho aún más fuerte a una fanaticada que pide un respeto para este protagonista. Tanto que se ha involucrado mucho en la producción, la ha seguido y ha generado una conversación alrededor de temas como la elección de Luisito Comunica como el encargado de darle voz a Sonic en español latino.

Jim Carrey, uno de los actores cómicos más apreciados de su generación, vuelve a la comedia. Esto en un proyecto que tiene más atención de lo que regularmente se hubiera esperado. ¿Podrá el director Jeff Fowler hacerle justicia a una franquicia amada?

¡Debo ir más rápido!

Sonic es un erizo extraterrestre que viene desde la otra orilla del universo. Sus poderes, los cuales le permiten ir muy rápido, son muy codiciados. Por lo que, desde niño, era objeto de cacería. Para salvar su vida vino a la Tierra a través de anillos dorados que permiten abrir portales a donde uno desee.

Durante 10 años este erizo se estableció en el poblado de Green Hills, Montana. Allí hizo una peculiar amistad con un oficial de policía, a quien apodó Lord Dona (James Marsden). Eso sí, siempre en soledad pero sin dejar de cultivar una actitud más que cool. Todo iba en relativa paz, hasta que un incidente puso a Sonic en la mira del Ejército de Estados Unidos.

Las tropas norteamericanas, para enfrentar esta supuesta amenaza, llaman al desquiciado doctor Ivo Robotnik. Se trata de la mente más brillante del planeta, una eminencia científica quien dará cacería a Sonic mientras éste viaja a la otra orilla del país para recuperar sus anillos. Todo esto en una aventura llena de risas y momentos geniales.

Una oportunidad no tan aprovechada

Si has jugado los títulos de Sonic alguna vez notarás una evidente distancia entre los juegos y la premisa de la película. Si también viste alguna vez cintas basadas en videojuegos sabrás que, por lo regular, estas diferencias son el principio del fin y suelen llevar a una catástrofe narrativa. Sin embargo, el filme utiliza el encanto del erizo y su aura cool para sortear estos baches.

Sonic se pinta como un ente despreocupado, cool, lleno de cultura pop y mucho, mucho humor. Su sola presencia es el ancla para este filme, por lo que supieron dotar al personaje de esa llamarada de genialidad que siempre ha desprendido. Parte de este encanto también recae en ese costoso rediseño, sin el cual el resultado hubiera sido bastante más pobre.

La trama no se toma en serio a sí misma y, por lo mismo, su hechura es despreocupada. Más que darle sentido a la presencia de un erizo, se busca poner a un protagonista carismático en situaciones límite y llenas de humor. Sí, bebe de muchos clichés. Especialmente de aquellos que rodean a un protagonista con súper velocidad. Además llega a pasar de momentos muy locos a otros muy nostálgicos de forma muy desordenada. Pese a esto, lo logran sacar adelante.

Jim Carrey tiene un regreso a la comedia que, si bien no es excelso, sí va a dejar felices a sus fans de antaño. Ese Carrey con gestos locos, que mueve su cuerpo para enfatizar el carácter de su personaje, le da a Robotnik un dejo de Edward Nigma con dejos de El Grinch. No es su mejor actuación, pero es una vuelta con sabor nostálgico. Además hace que el Doctor Eggman le quede muy bien.

Los chistes de la cinta son sencillos, pero encajan muy bien con el caos desatado por el erizo. Igualmente las referencias que se pueden encontrar a lo largo del filme y que unen a los juegos, su particular fandom y esta versión en cine. Es un filme que los niños están amando, especialmente si ha jugado los títulos o han visto a youtubers y streamers pasarlo.

No es, por tanto, la mejor comedia del mundo. Pero los esfuerzos para hacer reír y hacer brillar a un protagonista carismático están muy bien resueltos. Esto pese a la distancia que hay entre los títulos y la narrativa que se presenta.

Ahora sí viene lo chido

Luisito Comunica es irregular encarnando al personaje. Es común que no se espere nada de muchos star talents en el doblaje y que, además, se queden lejos de dar un buen trabajo. En el caso de este youtuber, hay secciones en las que su actuación encaja perfectamente con lo cool del erizo y la personalidad que busca retratar. Sin embargo, en otros pasajes de la película lo escuchas más como si se interpretara a sí mismo y no estuviera dando vida a un personaje icónico.

Mario Castañeda, por otro lado, da una lección de doblaje. No sólo por su experiencia por sí mismas, sino porque Jim Carrey es uno de los actores de Hollywood a los que más veces ha dado voz. Sabe reflejar la demencial caracterización del canadiense como Robotnik y eso se aprecia bastante.

No, no estamos ante una mala película. La producción ha sabido recrear un personaje lleno de encanto y lo ha trasladado a nuestro mundo. La historia está lejos de ser notable, pero está llena de momentos sencillos y divertidos. Nos hubiera encantado un trabajo más pulido de doblaje para darle vida a Sonic, pero no es uno que desentone del todo. Contamos con un actor dando vida a un papel que le queda muy bien considerando su amplio historial. Además, si pones atención y tienes paciencia, descubrirás lazos más profundos con el juego.

Si eres fan de Sonic, reconocerás en pantalla al personaje que amas. Si llevas niños, se van a divertir con la genialidad del protagonista. Si eres seguidor del doblaje mexicano, te servirá para distinguir entre el trabajo de un recién llegado y un decano en la actuación de voz. Lo dicho, esta película no es perfecta. Pero tiene lo suficiente para llamar la atención.