Por esto no conoces muchas fotos de los creadores de tus series de anime

Es una cuestión de cultura

logo

Sí, todos sabemos que Dragon Ball fue creado por Akira Toriyama. Que Naoko Takeuchi es la responsable de Sailor Moon. Además de que Rumiko Takahashi creó a Ranma e Inu Yasha. Pero, fuera de unas cuantas fotos viejas, es imposible saber cómo son en realidad. Son raras las ocasiones en que permiten que se les fotografíe e incluso hay quienes han creado personajes para retratarse a sí mismos.

Esto ha llegado al punto de que periodistas del medio como Deb Aoki señalen que, en el 75 por ciento de las veces, los autores de manga que entrevista se niegan a ser fotografiados. A lo mucho aceptan que se tomen imágenes de espaldas mientras trabajan. Cuando te pones a revisar la cultura japonesa, la privacidad es un detalle muy importante.

Akira Toriyama no está muy contento de ser fotografiado
M15291

Tan importante es la privacidad en Japón que, si le tomas una foto a alguien sin su consentimiento, es incluso probable que te arriesgues a una demanda si la persona en particular no está muy de acuerdo. Esto, además, se puede ver en otras expresiones como el cosplay. Sí, las y los cosplayers han trabajado muy duro para hacer atuendos que llamen la atención. Pero es una obligación preguntar antes de tomar una fotografía, siempre.

Publicidad

En otras ocasiones se trata de que son personas que prefieren dedicarse a trabajar que a cuidar su vida privada. Lo cual es comprensible. Es gente que quiere vivir una vida normal y tener un trabajo como cualquier otro, sin preocuparse por que alguien los reconozca en la calle. Ya sea para reclamarles algo o, en algún caso, que la adulación llegue a ser incómoda.

Rumiko Takahashi
Armaroid

También seamos honestos. Sí, el manga es un producto muy consumido en Japón. Pero la sociedad nipona aún tiene un tabú en torno a que, en vez de artistas, preferiría mejor ver a sus familiares como médicos o trabajadores formales. Hay mangakas que trabajan con seudónimo y que, incluso, le han ocultado a su familia que trabajan en este medio. Especialmente cuando se dedican a publicar historias para adultos. Luego entones, se comprende que existan creadores que prefieran permanecer anónimos.

Otro detalle de la actualidad es que, en las redes, se han aprovechado todo tipo de detalles para ridiculizar a la gente que, por una u otra razón, no te cae bien. Imagínate que sale una foto tuya, siendo creador de un manga popular. Es casi seguro que serás presa de memes y comentarios ofensivos en redes sociales o sitios como los chan. Hay autores que prefieren ahorrarse estos detalles.

Publicidad
Naoko Takeuchi
Sailor Moon News

Y, finalmente, tenemos esa noción tan japonesa de mantener las ilusiones. Sí, ese aspecto de mantener a los seguidores pensando que los autores de manga son personas fuera de este mundo. Artistas excéntricos y súper dotados que viven de forma distinta a la gente común. Hay fans que, al saber que los mangakas son gente como uno, se decepcionan. Y un lector decepcionado no es bueno para el negocio.

Así, pues, es por lo cual los autores de manga prefieren mantenerse anónimos. ¿A quién te gustaría conocer? ¿Prefieres mantenerte con la ilusión?