Video Games Adiccion

Recovery Ranch

Morir jugando videojuegos ¿qué tanto riesgo puede correr un niño?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Platicamos con una pediatra al respecto porque sí, podría pasar

Tenía 17 años y, de acuerdo con sus padres, era un buen estudiante. Su nombre era Piyawat Harikun y era tailandés. Hace unos días murió. Un derrame cerebral después de sesiones largas de gaming, en las cuales dejó incluso de comer, terminó por matarlo. Casos así, sin la intención de ser alarmistas, se están volviendo comunes. Especialmente en países asiáticos.

Desde hace varios meses la Organización Mundial de la Salud admitió en su catálogo de enfermedades la adicción a los videojuegos, toda vez que señaló parámetros para definir los síntomas. Este movimiento fue rechazado por jugadores y miembros de la industria. Sin embargo, hay una verdad: hay casos en los que que gente está tomando sesiones largas de gaming que les están costando la vida. Ante estos reportes, regularmente sin dimensionar, hay padres preocupados.

Justo por lo anterior platicamos con la pediatra Quetzal Pazarán en torno a los factores de riesgo que pueden tener estas maratónicas sesiones de gaming. Especialmente considerando que hay padres de familia preocupados respecto a qué tanto pueden estar sus hijos expuestos a estos casos. Nos apegamos a la opinión de una especialista dado que, en muchas ocasiones, los reportes alrededor de estas lamentables muertes no abarcan los diversos detalles que, aunados a un regular descuido por parte de algunos jugadores, provocaron tales situaciones.

Los videojuegos no son una amenaza

Lo primero que esta especialista nos quiso dejar en claro, incluso sin comenzar la entrevista, es el hecho de que jugar al videojuego no necesariamente es un factor negativo en la salud y desarrollo de un niño. De hecho resaltó su valía al desarrollar habilidades motoras y cognitivas.

"No hay sólo una cara de la moneda. Existen muchas circunstancias en las que nada debe tomarse con exceso. Hay que saber desarrollar las habilidades y entre las que puedes desarrollar ayudan los videojuegos. No podemos ir en contra de la tecnología. Más bien hay que aprender a criar a los niños y no sólo dejarlos entretenidos a su suerte", aseguró la pediatra en entrevista.

Sin embargo, el desarrollo de un niño y su relación con la tecnología (a la cual son expuestos desde muy pequeños), tienen que ver con la manera en que pasar largo rato jugando videojuegos puede afectar la salud para un menor de edad.

"Tiene que ver el neurodesarrollo, circunstancias intersociales y también el hecho de que los videojuegos se utilizan como fuga para no estar dentro de la realidad", comentó Pazarán. "Dentro de lo más importante pueden tener alteraciones visuales por el uso continuo de pantalla, además de que entre más actividades sedentarias corren riesgo de padecer obesidad. Somos el país número uno en obesidad infantil".

Los riesgos no sólo son físicos. También en cuanto al terreno psicológico o de socialización pueden llegar estas problemáticas. Obviamente desde un escenario en el que los videojuegos se consumen en exceso y, además, lo hacen sin que los padres de familia lleguen a poner atención en cómo y qué se juega. Esto al punto de llegar a perder de vista cómo es la realidad.

"A nivel emocional puede generar una alta incidencia de estrés, ansiedad y no les enseñamos a tener tolerancia a la frustración. La circunstancia de perder constantemente llega a generarles ansiedad, lo cual a la larga puede provocarles un cuadro depresivo. También al estar sólo interactuando con las pantallas puede derivar en problemas de socialización, incluso entre los mismos chavos como debería ser lo natural en ciertas edades. Incluso en casos de violencia y psicosis porque no tienen un tope", añadió la pediatra.

Un tema de educación

Hay muchos temas en juego cuando hablamos de conductas de riesgo. En lo que a videojuegos respecta no es la excepción. De acuerdo con la especialista el que utilicen una consola o un aparato electrónico para cualquier actividad es socialmente aceptado, pero los riesgos se incrementan cuanto este uso se deriva para suplir una paternidad ausente o en una situación de ruptura. Una circunstancia que no se puede generalizar, pero que sí termina siendo recurrente en sociedades como la nuestra.

"A veces es más fácil darle una consola o un celular a un niño que estar al pendiente. No es como sólo una cuestión donde el papá se dé cuenta de cuándo puede ser dañino, sino de que si él no lo contrapuntea. Es decir, no le dice 'esto es un videojuego. Esto puede pasar. Pero la vida es diferente'. Es una parte muy importante", nos contó la pediatra.

La doctora señaló que en el momento cuando un niño o un joven deja de hacer sus actividades normales por jugar es cuando puede notarse un primer síntoma de riesgo. De acuerdo con ella esto puede notarse cuando el menor deja de tener amigos, cambia su actitud y su alimentación, tiene brotes de depresión y violencia o el rendimiento escolar baja. Esto sin dejar de reconocer que es toda una gama de señales, ya que en su opinión los chicos que llegan a desarrollar una relación poco sana con el gaming también pueden tener un trasfondo familiar en dicha conducta.

"Algo sucede en la familia que los lleva a eso. Al final de cuentas algo biológico también te está llevando a tener esta reacción. No todo es sólo social, no todo es sólo biológico", detalló Pazarán. "Los datos importantes son eso, así como un cambio de actitud como cualquier malestar que se relaciona con la emoción. Que cambien de hábitos, los notes depresivos o violentos y que las cosas que les interesaban dejen de hacerlo para poner en primer lugar el videojuego".

Una combinación letal

Para la especialista el que una sesión de gaming pueda desembocar en un resultado fatal no es sólo cuestión de los videojuegos. También están involucradas diversas consideraciones, en las que participan un estado de salud previo, malos hábitos dentro y fuera de cómo juego, así como el estado nutricional o incluso enfermedades hereditarias.

"Para hablar de la salud o de ciertas circunstancias que pueden desencadenar la muerte no solamente hay un camino. Que lo podría suceder a alguien completamente sano no lo dudo. Por la constante exposición a factores como no comer, no dormir o no hidratarte, además de considerar la herencia y la salud podría desencadenar la muerte. Pero hablar de que murió sólo por el videojuego es algo muy arriesgado y realmente no sería verdad", comentó la pediatra.

La doctora considera que cualquiera puede estar expuesto a un episodio vascular-cerebral, como el derrame que afectó al chico tailandés. Sin embargo, debe cumplir ciertos factores de riesgo. Pero no por un videojuego exclusivamente, aunque el sedentarismo afecta de manera considerable para desarrollar una enfermedad circulatoria. Por ello es necesario establecer límites.

¿Cómo evitarlo?

La salud, en palabras de la especialista, no depende sólo de una cuestión. El culpar al videojuego de casos así es, para ella, como lavarse las manos de otros factores que pudieron haberlos provocados y, de hecho, no es de lo más prudente. El juego en exceso, sin embargo, es un factor de riesgo elevado.

Por tanto evitar el sedentarismo, mantener en lo posible una adecuada alimentación y la constante actividad física son recomendaciones clave para que un caso tan lamentable como una muerte sea la consecuencia de largas horas jugando. Al menos en la opinión de una pediatra respecto a un tema que puede preocupar a padres de familia. De nueva cuenta más que culpar a los videojuegos todo recae, el final, en hábitos y atención adecuada a una vida saludable.