Onyx Equinox

Onyx Equinox: reseña del anime protagonizado por mayas y aztecas

facebook

twitter

whatsapp

Email

Ya vimos el anime y te adelantamos sin (tantos) spoilers por qué vale la pena

¿Un anime que trata de dioses aztecas y mayas? Crunchyroll lo hizo realidad con una de sus producciones originales, Onyx Equinox , y solo podemos decir una cosa: ¡Por fin!

Advertencia: No hay spoilers de los últimos dos capítulos pero sí del primero.

Las y los amantes del anime siempre nos hicimos esta pregunta: ¿Por qué si México y América en general tienen culturas tan ricas e interesantes, estas jamás han sido protagonistas de un anime? Pues parece ser que nuestras plegarias a la serpiente emplumada fueron escuchadas y Quetzalcóatl nos mandó Onyx Equinox, una producción que hasta ahora pinta para ser lo único bueno que muchos sacaremos de este 2020, declarado por nuestra generación como annus horribilis.

Este anime se estrenó el 21 de noviembre y trata sobre el sensible Izel y su valerosa y amada hermana Nelli. Dos chicos tenochcas (es decir, habitantes de Tenochtitlán, la capital del imperio Azteca/Mexica) que viven como siervos de un señor maya. Hasta ahí todo bien (bueno, son siervos, pero podría ser peor), el problema viene cuando Mictlantecuhtli , el señor del inframundo, decide comenzar a hundir las ciudades mayas en busca de mayores sacrificios.

Entonces vemos un vertedero de sangre al estilo Tokyo Ghoul … pero mejor. La sangre es un elemento central en la serie y, sobretodo, no hay que olvidar que también lo es en las culturas mesoamericanas. Los ofrecimientos personales a las divinidades se realizaban con penitencias y sangrándose los codos o la lengua (entre otras partes); los sacrificios humanos se realizaban de varios tipos y cada uno de ellos era importante para renovar los sagrados ciclos que conformaban nuestra realidad. Incluso todos los dioses se sacrificaron en un momento para hacer que nuestro sol se moviera, nosotros como humanos debíamos hacer honor y renovar ese rito.

Sigamos, tenemos a Mictlantecuhtli vuelto loco y a las ciudades mayas en peligro. Los demás dioses están decidiendo si sellar las 5 puertas del inframundo y destruir a la humanidad entera (no sería la primera vez, lo han hecho 4 veces anteriormente). Mientras que en la ciudad de Izel eligen realizar un nuevo sacrificio para calmar la sed de sangre de los dioses. Pero desafortunadamente el sacrificio resulta ser Nelli e Izel solo puede ser testigo de la muerte de su querida hermana mayor. Entonces él busca su muerte y se lanza al cenote donde fue lanzada Nelli (recordemos que entre los mesoamericanos, los cenotes son una forma de acceder al otro mundo, también las cuevas que son representadas como bocas gigantes en los códices).

Pero Izel no muere y un misterioso aliado, Yaotl, le comunica que los dioses han decidido que él es el campeón de la humanidad para salvarla de su destrucción (así es, el débil y pequeño Izel… ¿gracias, dioses?) solo debe lograr cerrar las puertas antes del equinoccio (y solo faltan unos días para eso). ¿Y por qué los dioses no las cierran por ellos mismos? Básicamente porque están hechas de un material que repele a los dioses, fueron creadas por los sabios y poderosos olmecas.

Así empieza la aventura de Izel quien deberá enfrentarse al señor del inframundo junto a Yaotl, el campeón de Tezcatlipoca, y algunos aliados que nos adelantaron en el intro: un par de gemelos (que nos recuerdan a Hunahpú e Ixbalanqué, los héroes del Popol Vuh), una joven guerrera y una chica que parece que tiene poderes (aún no nos dicen qué clase de humana es).

El anime ha resultado tener una buena calidad, se aprecia la canción del ending en náhuatl y hay muchos detalles que están muy cuidados (los tradicionales molotes en los cabellos de las mujeres, el maravilloso diseño de las ciudades mayas, etcétera).

Tal vez el diseño de los espíritus del inframundo parecen un tanto alejado de la estética mesoamericana y el audio de la versión al español latino está un poco descuidado en ciertas partes (sobretodo cuando habla Yaotl), pero el anime pinta maravilloso y algunos (yo) ya están llamando a Izel "el Shinji moreno" (ya que también llora mucho y carece de vigor en su voluntad) y otros (también yo) ya están investigando a cerca de la mitología azteca/mexica y maya para entender qué está pasando con este mundo tan sangriento y, al parecer, tan duro para la raza humana.

Por @Filosofastrillo