Superman: Hijo Rojo

Warner

Ya vimos Superman: Hijo Rojo y esto nos pareció la cinta de esta versión comunista

facebook

twitter

whatsapp

Email

Sí, hay una versión oficial del Hombre de Acero al servicio soviético

Cuando hace más de 80 años Joe Shuster y Jerry Siegel crearon a Superman para el Action Comics #1 , nunca imaginaron a su héroe fuera de los estándares morales de la cultura estadounidense. Tampoco los viejos responsables de Detective Comics , quienes le dieron al Hombre de Acero el lema de "Por la Verdad, la Justicia y el Estilo de Vida Americano". Por ello, resulta sorprendente ver una versión oficial en la que el Último Hijo de Krypton defienda los ideales del comunismo.

¿Qué hubiera pasado si, en lugar de aterrizar en Kansas , la nave del kryptoniano hubiera caído en la Rusia soviética? Mark Millar, uno de los guionistas de cómics más célebres en los últimos tiempos, respondió esta pregunta en la serie Superman: Red Son, publicada en 2003 como parte de los Elseworlds (historias alternativas con los héroes de DC). Lo que logró fue una historia de culto que Warner lleva este año a un largometraje animado.

La cinta tiene una premisa sencilla: Kal El, como todos sabemos, ha escapado de Krypton siendo un niño. Sin embargo, su nave aterriza en territorio soviético. Es, por tanto, educado por los valores del comunismo y, al crecer, es transformado en un miembro de Ejército muy cercano al gobernante José Stalin. Una premisa suficiente para cambiar la historia del mundo.

Superman , pese a sus ideales, tiene la idea de que la paz en el mundo puede lograrse. En esta búsqueda de la hermandad entre naciones se encuentra en Metrópolis, Estados Unidos, con Lois Lane. Se trata de una periodista quien trabaja para el diario El Planeta y está casada con el millonario Lex Luthor. Un representante muy firme del capitalismo estadounidense y, naturalmente, capaz de manejar los hilos en el gobierno de la Unión Americana.

El Hombre de Acero, muy a su modo, buscará construir la paz mundial mientras se da cuenta de la oscuridad que cubre la política humana. Mientras tanto, héroes y villanos del universo DC encarnan versiones alternativas de sus roles. Algunas muy brutales, acordes con lo salvaje que es la lucha por el poder.

Lo primero que debemos decir es que esta adaptación no es completamente fiel a la historia original del cómic. No por el hecho de comprimir tres tomos de historieta en una hora y media, lo cual en cierta medida fue posible. Sino que suavizaron en cierta medida la crudeza del relato de origen para hacerlo mucho más digerible en pantalla.

De igual manera personajes que tienen un rol incidental en el argumento de la historieta reciben muchos más reflectores, sin cambiar del todo su participación en esta versión. Lo cierto es que, si eres de aquellos que tienen al cómic como una obra de culto, puede que estas modificaciones te resulten un poco chocantes. Además, para que se mantengan coherentes, resultan en secuencias flojas ya hacia el final del filme.

También se han mantenido aspectos que hacen referencia a la Guerra Fría, con citas célebres y momentos históricos clave en dicho periodo retomados en el contexto de esta narrativa. Escuchar el "¡Tiren este muro!" que dijo Ronald Reagan en la vida real en boca de Superman, entre otras escenas similares, tiene un poder muy peculiar.

La animación se siente un poco rara. A un diseño de personajes con apariencia retro, el flujo de los cuadros se siente un poco entrecortado. Además de que, por momentos, es evidente que han hecho trucos con las herramientas de edición e ilustración para ganar un poco de tiempo.

El diseño de personajes, de entrada, esta basado en la serie animada de los 90. Recordemos que la nostalgia vende en nuestros tiempo y, además, arcos narrativos clave en la historia del Hombre de Acero han sido rescatados con esta apariencia visual.

Jason Isaacs, quien dio vida a Lucius Malfoy en la saga Harry Potter , es quien da voz a Superman. Sí, tiene el tono necesario para encarnar al kryptoniano. Pero se siente un poco flojo su desarrollo, sobre todo en momentos de tensión. Por otro lado Amy Acker interpreta a una decidida Lois Lane y Diedrich Bader a un arrogante pero notable Lex Luthor. Obviamente vimos en inglés esta película. Aunque creemos que con un correcto doblaje latino su potencial crecería mucho.

La historia original es notable y de culto, toda vez que la película conserva mucha de la crudeza y calidad incluidas en ella para ser interesante. Lamentablemente fue muy suavizada y se notan algunos detalles cuyo potencial no fue aprovechado. Sin embargo, es claro que estamos ante una historia interesante y que te dejará con mucho para pensar. Pronto podrás encontrarla en plataformas digitales y en formato físico.