Un clásico renovado.

SNK

Samurai Shodown, en la nueva generación, es una bestialidad

facebook

twitter

whatsapp

Email

Probamos en Xbox Series X el más reciente juego de peleas hecho por SNK.

Sí, sí, estamos esperando The King of Fighters XV. Pero si eres fan de SNK no debes olvidar que buena parte de sus logros en los juegos de pelea están en la serie Samurai Shodown, una franquicia que hace un par de años entregó su más reciente entrega, la cual ha sido lanzada finalmente en Xbox Series X.

Si aún no te has lanzado a este combate, te decimos de una vez que estás ante el juego de peleas más intenso y, valga la rima, tenso del mercado. En primer lugar cuenta con mecánicas de juego que valoran de manera tremenda los fundamentos del género: el ataque preciso, la defensa oportuna y el timing adecuado son clave para salir victorioso o ser partido por la mitad.

Básicamente es así: un ataque regular fuerte puede bajar un tercio o hasta más en la vida del rival. Pero si es repelido, quedarás a merced para recibir un costoso contragolpe. Y eso que no hemos hablado de la barra de Rage, la cual no sólo incrementa el daño posible sino que te da acceso a una ejecución que prácticamente liquida la salud del enemigo. Ni de los espectaculares movimientos especiales.

Estamos en un título que, siguiendo la tradición de SNK, presenta un lore y personajes más que atractivos. Ambientado en plena era samurai de Japón, a fines del siglo 18, cuenta con un elenco genial. Desde el vagabundo ronin que busca mejorar retando a los mejores, como Haohmaru o Genjuro, la elegancia francesa de Charlotte, la tierna Nakoruru, el ninja (mexicano) gringo Galford, el sensei Jubei o la misteriosa Shiki. Claro, hay más peleadores y estilos de combate por ver.

A una pelea llena de personalidad y variedad de posibilidades se le añade un bellísimo apartado gráfico. No es perfecto, pero busca con cel shading y modelado en tres dimensiones dar un aspecto que combina la estética del anime con la del arte nipón antiguo. Exhibe muy bien el temperamento de los protagonistas. Recursos como la paleta de color o los efectos de sangre y desmembramiento da un mayor dramatismo a cada pelea.

La mejora gráfica es mínima, pero en consolas Xbox Series X el combate pasa a los 120 cuadros por segundo. Esto vuelve más espectacular cada duelo y permite sacar a relucir los aciertos visuales del título. Además, SNK ha buscado darle una vida extensa al desarrollo a través de DLC cuyo costo y beneficio es más que correcto. Incluso con invitados, presentes y futuros, de otros juegos.

La música es un deleite, combinando la tradición folclórica nipona con el rock o la electrónica. Por ahora el juego no cuenta con rollback netcode, por lo que si quieres jugar con gente en el extranjero a través de una partida online el lag se hará un tanto evidente.

Por sí mismo Samurai Shodown es uno de los mejores juegos de peleas en los últimos años. Si no lo tenías y quieres un fighting game para tu Xbox Series X, es una apuesta valiosa. Además de que nos deja muy claro el rumbo que juegos muy esperados como The King of Fighters XV pueden tomar. Los avances de dicho título lo dejan muy, muy claro.

EOdT