My Hero Academia

Bones

Así es como traen a México las películas de Anime

facebook

twitter

whatsapp

Email

El estrenar las cintas de animación japonesa es más una apuesta que un negocio

Las cintas de animación japonesa cada vez llegan con mayor frecuencia a los cines mexicanos. Sin embargo, las corridas de exhibición son relativamente limitadas todavía. Es a través de festivales mediante lo cual se dan estos estrenos, cada vez de manera más cercana a su debut en Japón.

Uno de estos circuitos es el Konnichiwa Festival. A través de su trato con la cadena Cinépolis han estrenado en territorio nacional cintas como My Hero Academia: Two Heroes, I Want to Eat Your Pancreas , entre otras. También cuentan con la distribución de dichas cintas en formato físico e incluso han logrado que varios de los filmes cuenten con doblaje.

Sin embargo, esto es más una apuesta que un negocio. Al menos es lo que nos cuenta Karla Bravo, responsable de Marketing y Operaciones en KEM Media (empresa madre del Konnichiwa Fest). Inspiradas por la voluntad de traer una cinta de Puella Magi Madoka Magica a nuestro país en 2012 realizaron las diligencias correspondientes para tener dicha película en salas nacionales.

"Decidimos intentar contactar a los licenciatarios para pitchear un proyecto de exhibiciones limitadas en México. Más de seis meses de correos y logramos una serie de funciones limitadas de Madoka Magica", nos platica Karla en entrevista. "Esto abrió la puerta a que pudiéramos traer la continuación el año siguiente (2013) y que con esto naciera el Konnichiwa: Festival de Cine y Animación Japonesa".

Si bien el anime y el manga cuentan con una legión de seguidores en México, el equipo de Konnichiwa se encontró con un panorama muy particular. Para los estudios y editoriales en Japón no exisitían referencias claras de lo que representaba el negocio de la animación japonesa en nuestro país. Las referencias eran malas, principalmente por la piratería, o se limitaban a la emisión de barras de anime en televisión así como la popularidad de Dragon Ball . Esto, por supuesto, conllevó a un trabajo adicional a las negociaciones que traer dichos contenidos implica.

"Cada licencia conlleva una propuesta y un plan de negocios, y como todo negocio se basa en números y pronósticos", asegura Bravo, quien indica que exhibir anime en cine representa un negocio complicado, caro y que depende de la exigencia del público. "En cuestiones de exigencias siempre hay que tener mucho cuidado con el material, que suceda una filtración es una tragedia ya que puede poner en peligro la distribución no sólo en México si no en el resto de países donde se licencia un título".

Lo que empezó en 2012 como un experimento, poco a poco ha hecho que el mercado mexicano gane relevancia ante las productoras japonesas más allá de franquicias como Dragon Ball o Caballeros del Zodiaco . Incluso hay títulos en los que la taquilla mexicana tiene mejores números que en mercados mucho más establecidos, de acuerdo con la representante de KEM Media. Además, han crecido de la mano con la rama de contenidos alternativos que ofrece la cadena de cines.

"Distribuir anime en México siempre es una apuesta, cada año en Japón salen decenas de cintas de animación, hay cintas que traemos para darlas a conocer dentro del Festival y hay otras que pueden tener una corrida mayor". indica Karla. "No es un negocio sencillo, como ya lo mencioné es caro, tanto la producción, distribución como publicidad. Pero al final del día el ver a una familia o a un grupo de amigos que asisten al cine y salen emocionados de lo que vieron hace que todo valga la pena".

Sin embargo, la piratería es uno de los obstáculos que estos esfuerzos deben sortear. No sólo en materia financiera, sino también en lo que respecta a credibilidad de las distribuidoras nacionales frente a los estudios japoneses.

"Hay títulos que se pueden dar el lujo de convivir con la piratería como los títulos de Disney o Marvel. Igual hay mercados un poco más maduros donde no importa si un título se filtró en la red, la gente asiste a las funciones. Esto es más complicado en el caso del anime y en el caso de Latinoamérica. Cuando una cinta se filtra por medio de una grabación de cine o un screener automáticamente la expectativa de asistencia baja al 50 por ciento. Igual, los cines se vuelven un poco reacios para mostrar contenido que ya está filtrado", concluyó la representante del festival.