Hwang Dong-hyuk explicó que El Juego del Calamar retrata la vida real

El Juego del Calamar está basado en hechos reales según su creador

facebook

twitter

whatsapp

Email

Hwang Dong-hyuk, creador de El Juego del Calamar reveló que la serie está basada en hechos reales

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Seguramente ya viste El Juego del Calamar y hay muchas cosas que quisieras saber, como por qué a los monos PlayStation les falta la X, o qué sucederá en la segunda temporada, sin embargo, su creador Hwang Dong-hyuk explicó que la serie está basada en hechos reales.

El Juego del Calamar es una serie que trata de 406 concursantes endeudados hasta el cuello que se les da la oportunidad de pagar sus deudas entrando a un concurso en el que, al jugar juegos infantiles, tienen la oportunidad de ganar dinero si llegan hasta el final.

Claro, el giro de tuerca de esta serie es que si no ganas en el juego... pues te mueres, así de simple. Esto fue lo que enganchó a muchos, sin embargo, dentro de las curiosidades de esta serie es que está basada en hechos reales, según su mismo creador.

¿En qué está inspirado el Juego del Calamar?

De manera exacta, El Juego del Calamar, está basado en tres obras japonesas: la novela Battle Royale, el manga Alice In Borderland y el manga As The Gods Will. Hwang Dong-hyuk contó estas como sus inspiraciones, pero nadie quería tomar su serie.

¿Por qué? Pues porque como él lo dice, está basada en la realidad, en hechos reales, aunque no precisamente en eventos históricos. Según él mismo, su serie es una apologia a cómo el capitalismo y la cultura del consumo y el culto al dinero afecta la sociedad coreana.

En el mundo, tan solo el 1% de la población mundial ostenta más del 90% de la riqueza de todos los países. Con esto, una gran cantidad de gente vive con deudas que son impagables, buscando mantener estilos de vida propagados para conservar el consumo latente.

Asimismo, este culto al dinero ocasiona que no exista un sentido de comunidad como lo había antes, haciendo que los individuos actuen de manera ciega e individual en sus sociedades, olvidando todo lo que los hace seres sociales en favor del dinero y solamente eso.

En Corea del Sur, la cultura competitiva y de alta exigencia hace aún más evidente esto y para el autor es una buena forma demostrar cómo existe su sociedad a partir de una historia de ficción.