Eivor en el campo de batalla.

Ubisoft

Probamos Assassin’s Creed: Valhalla y nos sumergimos en el universo vikingo

facebook

twitter

whatsapp

Email

Guerra, sangre, divinidad y muchos misterios es lo que nos deja la transición de la saga, entre la nueva y anterior generación de consolas

No lo vamos a negar. Desde que tenemos la serie Assassin’s Creed en marcha, mostrándonos entrega por entrega diversas culturas y periodos en la historia de la humanidad, dos eras han sido las más pedidas: el Japón feudal y las incursiones vikingas.

Ubisoft, celebrando el paso a una nueva generación, ha cedido a las peticiones y nos ha entregado una iteración muy salvaje en la que podríamos considerar su serie más popular.

Los vikingos, gracias a la mitología y relatos que los rodean, son de los pueblos más romantizados en la historia universal. Guerreros sin temor alguno dispuestos a ganarse un lugar en el salón de los campeones. Las historias de Odín, el padre de todo, quien sacrificó más que un ojo para hacerse de la sabiduría infinita. Thor, el dios del trueno, quien fieramente combate con su martillo a diversas bestias. Ragnar, Beowulf, Siegfried y otros tantos combatientes que regaron con su sangre el camino a los palacios dorados. Pero, en el fondo, eran realmente un pueblo que buscaba sobrevivir al habitar una de las regiones más inhóspitas de la Tierra.

¿Es Ubisoft capaz de entregar una historia al nivel de lo que los fans han pedido tanto tiempo? ¿Le hacen justicia a la realidad o es una romantización más en una peculiar era durante la historia de Europa? ¿Vale la pena jugar este juego en la consola que ya tienes o te esperas a la más nueva? Eso es justo lo que vamos a descubrir a continuación.

La Persecución de los Vikingos

La saga de Assassin’s Creed, en unos 10 años, ha entregado 13 juegos. Antes de Origins, la franquicia parecía urgida de una renovación que han atendido exitosamente con Odyssey. Es verdad, hay muchas fórmulas muy establecidas en los que al estilo de juego se refiere e incluso al tratar la eterna disputa entre Asesinos y Templarios. Ubisoft, la empresa francesa responsable del juego, tiene la misión con su estudio en Montreal de dar vida a toda una era y recrear un mundo completo. Esto sin agotar los recursos creativos y haciendo sentir la experiencia como una de valor.

Eivor es un huérfano quien ha quedado sin más familia que el rey de su tierra. Fue testigo de cómo Kjotve, un despiadado señor feudal noruego, asesinó a su familia y masacró a muchos en su clan. Ha crecido con un duro deseo de venganza, la cual quiere lograr a toda costa. Es una cuestión de honor que, literalmente, lo atormenta hasta en visiones extrasensoriales. Tú puedes decidir si haces de este personaje un hombre o una mujer gracias al Animus, la peculiar máquina del tiempo en la serie. Aunque, por las pistas que dejan los diálogos, canónicamente es una fémina.

Sigurd, tu hermano, ha venido de tierras lejanas con tesoros e historias por contar. Pero, sobre todo, con los misterios de una hermandad particular que busca liberar al mundo. Lo interesante es que, de alguna manera, tienen asuntos por resolver en las lejanas tierras nórdicas. Eres tú, gracias a tu valentía, el elegido para llevar entre los vikingos el aprendizaje de aquellos que entre las sombras sirven a la luz.

Más allá de la venganza está el deseo y la misión por hacerte de un nombre que canten los escaldos hacia la eternidad. De ganarte un lugar en el Valhalla. Así que, junto con un puñado de valientes, navegarás hacia el Oeste para construir un asentamiento nuevo. Sin embargo, la venganza y las generaciones en guerra no dejarán de perseguirte. En especial a través de los mensajes que los dioses han enviado para que tú seas un particular testigo.

Es justamente este el trasfondo de una aventura que nos llevará por las costas escandinavas y las islas anglosajonas. Un camino lleno de misterios donde la gloria, la luz y la sombra están frente a nuestros ojos. Tú decides si lo tomas y te ganas el favor de los dioses.

Muro de escudos

Ubisoft Montreal ha seguido un desarrollo muy formulaico con la franquicia derivada del Credo de Asesinos. Esto pese a los trabajos para darle una nueva vida en 2017 a partir de Origins. Es verdad, a veces se ve un poco forzado el mantener una forma de trabajo muy ajustada. Pero no sólo ha cumplido en el pasado, sino que además ha logrado entregar una calidad satisfactoria.

La aventura en Noruega e Inglaterra, sitios donde se desarrolla la mayor parte de la trama, es bastante satisfactoria por sí misma. Fiordos, bosques, ríos, cavernas y demás escenarios se muestran bellísimos ante nuestros ojos. Incluso considerando que estuvimos jugando con un PlayStation 4 de primera generación. El nivel de detalle que el estudio ha dado a sus ambientes es muy amplio y, si bien no son ciudades muy pobladas como en otros juegos, han sabido sacarles provecho.

Puedes explorarlo todo. Bueno, casi todo. El juego, muy acorde con la temática de que el Animus sólo tiene capacidad ciertas partes del pasado, no te dejará pasar más allá de un límite. Pero el resto es un mundo de maravillas naturales y arquitectónicas llenas de brillo, color e incluso interés tanto histórico como narrativo. Desperdigados por el mundo hay tesoros míticos, entes que rayan en lo sobrenatural, historias por contar, guerreros por vencer y, sobre todo, sitios por admirar.

Un templo muy similar a la iglesia de Fantoft ardiendo en llamas. Cavernas en donde se refugian viejos compañeros de batalla que sirvieron a Ragnar Lothbrok (sí, ese Ragnar). Visiones sombrías llenas de misticismo y significado. Episodios casi literales del Ragnarok que se desarrollan frente a tus ojos. Si eres fan de la mitología y las sagas nórdicas encontrarás referencias culturales muy peculiares que te llenarán los ojos.

Muerte en el fuego

El combate no es precisamente uno muy pulido, pero es efectivo y sencillo de comprender. Con los gatillos y bumpers realizas movimientos de golpe fuerte y débil. Si cuentas con un escudo, es fácil sacar tu rodela y bloquear los ataques enemigos mientras tengas la stamina suficiente. Con el gatillo restante harás uso de un arco cuyo manejo es muy intuitivo y no requiere de grandes esfuerzos para ser preciso con él.

Obviamente, a través de las enseñanzas que ha recibido Eivor, el antiguo combate vikingo (muy acorde con las técnicas que se han rescatado y que de hecho se llegan a enseñar hoy en día) es complementado con las ya tradicionales técnicas de asesinato que la hermandad mantiene ente los suyos. Una capucha sencilla, movimientos certeros, poco llamado de atención. Esperar el momento correcto para cortar gargantas y apuñalar contrarios con una hoja oculta, cuya sola llegada a Escandinavia tiene una historia por contar.

También cuentas con la ayuda de un cuervo, quien desde lo alto, puede vigilar no sólo los escenarios. Puede de igual forma ayudarte a descubrir enemigos y objetivos que a simple vista nos puedes detectar. Se trata, pues, de un aspecto crucial en tu camino para ser un guerrero de Odín.

Hay momentos en que la cámara pierde de vista los objetivos durante el combate. O que los movimientos no son tan precisos como nos gustaría. Sin embargo, entrar en batalla con tus hermanos en armas a tu lado es una sensación emocionante. Derramar sangre, cortar cabezas, allanar monasterios, saquear ciudades. El resultado llena de adrenalina aunque nos hubiera gustado tener un mejor control para ello.

Conforme derrotas enemigos y cumples misiones recibes puntos de habilidad, los cuales te sirven para mejorar tus habilidades de combate y sigilo. Incluso puedes desbloquear nuevas técnicas. También, al recolectar materiales a lo largo del mapa, podrás hacerte de lo necesario para mejorar tanto tus armas como tu armadura. Lo suficiente como para convertirte en el berserker más letal que hayan visto las tierras de Midgard.

El vuelo del cuervo

Ravensthorpe será el lugar en el que tú y tus compañeros se asienten en Inglaterra. Es un lugar que, de entrada, necesitará de suministros para construir y mejorar nuevos espacios que te auxilien en esta búsqueda por llamar hogar a esta nueva tierra. ¿Cómo los obtienes? Saqueando monasterios y ciudades aledañas.

Como recién llegados, no pueden sobrevivir solos. Por lo que necesitarás establecer alianzas con otros líderes. No sólo para proteger a los tuyos. Sino para liberar al mundo de un gran mal que los podría esclavizar. Aunque, claro, mejor dejaremos que los responsables de esos relatos sean quienes te los muestren.

El mundo está lleno de cosas por hacer. No sólo puedes navegar sus ríos buscando fama y fortuna. Puedes desafiar a otros oponentes en el viejo arte de hacer rimas soeces y ácidas, conocido como Flyte. Está en tus manos entrar en competencias de beber hidromiel y, por supuesto, encontrar tesoros y artefactos escondidos.

Rompe el cielo

El trabajo es satisfactorio. Sin embargo, no podemos negar que tiene sus fallas. De entrada hay momentos en que los gráficos se glitchean o texturas que tardan en cargar un par de segundos más de lo requerido. Están los clásicos aldeanos que atraviesan el cuerpo del otro durante los cutscenes, así como algunos otros que llegan a atravesar puertas y paredes. Cuando ya lo has visto muchas veces en un videojuego no te molesta tanto. Lo cual, eso sí, no significa que deba ser pasado por alto en una reseña.

Existen personajes incidentales cuyo diseño y modelado es estéticamente deficiente. A eso hay que sumar que, en momentos clave, animaciones como el vuelo de los cuervos se notan de relleno. En otros momentos del juego se ralentizaron los cuadros por segundo y, claro, la animación facial de los protagonistas en las escenas cinemáticas a veces no concuerda mucho con lo que dicen.

Agradecemos que hayan reducido tanto como han podido la parte fuera del Animus. Al final esta historia en el mundo “real”, si bien quisieron hacerla de interés, no termina de cuajar. Ello pese a que es ahí donde se deposita buena parte del contenido mítico del juego. Existen también microtransacciones en los que puedes dotar a tu barco o armamento con objetos que puedes comprar con moneda real u obtenida dentro del juego. Muchos son estéticos y no los necesitas realmente para progresar.

Quien esto escribe disfrutó mucho el juego. Es una experiencia salvaje y entretenida, con una buena serie de relatos y combate que deja satisfecho. La experiencia de ser un berserker que buscábamos queda saciada. Aunque con problemas técnicos que dejan muy claro que estamos jugando una versión destinada a consolas más poderosas en el papel. Si estás ansioso de ganarte un lugar en el palacio de Odín, de la mano de las valquirias, es tu momento. Sólo ten presentes los inconvenientes a los que te enfrentarás.

EOT