La industria del anime afectada por desastres en Japón

Lo importante, ante todo, son las vidas humanas

logo

Japón está viviendo momentos complicados en cuanto a desastres naturales. Ciudades importantes de dicho país han sido golpeadas por fenómenos que van desde fuertes tormentas hasta sismos de alta intensidad. Como suele pasar, han golpeado a diferentes industrias. Incluyendo la del anime.

El Tifón Jongdari, sumado a fuertes lluvias, han provocado más 200 muertes mientras que en ciudades como Hiroshima u Okayama se han visto en la necesidad de evacuar. Por otro lado, la región de Hokkaido pasó por un sismo de magnitud 6.6, el cual ha causado al menos siete muertes mientras que varias personas son reportadas como desaparecidas.

Sismo en Hokkaido
AP

Las circunstancias han provocado que diversos eventos sean cancelados o pospuestos, incluidos los relacionados con el anime, el manga y los videojuegos. Un ejemplo es la reunión para fans de la serie Love Live! Sunshine! el cual iba a celebrarse en la ciudad de Sapporo este domingo. Debido a los acontecimientos, el lugar donde iba a realizarse se encuentra en revisiones de seguridad.

Publicidad

Compañías de animación, así como su personal y talentos relacionados con la industria del anime que residen en las áreas afectadas ha comenzado a reportar que se encuentran bien. El portal Anime News Network señala, como ejemplos, a talentos de voz como Naoko Matsui (Naomi en Death Note), Yuka Hirata (Julia en Ring of Gundam), Iori Nomizu (Minatsuki en Deadman Wonderland) o Mai Goto (Reiko en Pupipo!).

Sismo en Hokkaido
AP

A su vez, Nintendo tuvo que posponer el Nintendo Direct proyectado para esta semana. Se trata de una emisión en línea a través de la cual da a conocer nuevos proyectos. Algunos fans se mostraron molestos, incluso reclamando que la empresa nipona no hubiera previsto con anterioridad el sismo, aunque la mayoría entendió la situación.

Tuit Nintendo
Tomada de Twitter

Como sabemos, es un momento para estar al pendiente de cómo evolucionan las circunstancias y, en caso de que se requiera, poner de nuestra parte. No olvidemos que, incluso desde allá, nos echaron la mano cuando lo necesitamos.

Publicidad