logo-televisa-noticias
Noticias

SAT: ¿Se deben pagar impuestos por las propinas?

Te explicamos si las propinas que recibes como trabajador generan un impuesto el cual debes pagar
Es costumbre brindar una propina a un trabajador por un servicio brindado, pero ¿se deben pagar impuestos por ellas? Esto dice el SAT.
Foto: Cuartoscuro

En México es común dar a un trabajador una propina cuando se brinda un servicio, lo cual ha generado dudas sobre si recibirlas es igual a tener que pagar impuestos ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT). Para que esta no sea más una incógnita aquí te vamos a explicar.

De acuerdo con el Código Fiscal de la Federación (CFF), cada ingreso formal recibido se debe reportar ante la autoridad fiscal. Según el criterio 43/ISR/N, las propinas generan un impuesto el cual se debe pagar al SAT.

Por otro lado se encuentra la Ley de Impuesto Sobre la Renta (Ley ISR), la cual también contempla las propinas que reciben los trabajadores como un recurso sobre el cual el patrón debe realizar un cálculo y hacer la retención de impuestos correspondiente; sin embargo la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) afirma que las propinas son una gratificación voluntaria por lo que no hay ley que exija el pago obligatorio de estas.

Como conclusión, aquellos trabajadores que reciben propinas deben incluirlas en sus declaraciones del ISR, así evitarán problemas con el SAT; sin embargo es importante mencionar que esta no generan Impuesto al Valor Agregado (IVA), ya que el patrón no participa en este pago, pues es una gratificación voluntaria.

¿Se deben tomar en cuenta las propinas para mi Salario Base de Cotización?

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), este pago voluntario sí se debe considerar como parte del salario y por lo mismo debe sumarse a las cuotas que entrega el patrón.

Sin embargo existe una tesis la cual señala que aunque la ley laboral señale a las propinas como parte del salario, este concepto no debe integrarse, ya que no es entregado al trabajador por el patrón, sino más bien por un tercero. Pero como mencionamos, esto es solo una tesis.

Para mantener bajo control tus obligaciones fiscales lo mejor es que cuentes con los servicios de un contador o contadora, así evitarás tener problemas con el SAT.