logo-televisa-noticias
Noticias

¿Por qué los gatos no son capaces de sentir el sabor dulce?

Tal vez no lo sabes, pero los gatos no pueden sentir lo dulce. ¿Por qué pasa esto con los michis? Aquí te decimos
gatos
(Foto: Pixabay)

Todo amante de los gatos quiere que su michi sea dulce, y no una bestia malhumorada. Pero pocos saben que los felinos no pueden sentir los sabores dulces.

Si bien esto podría explicar su carácter hosco, responde a una razón particular de la naturaleza.

A continuación te explicamos el secreto detrás de esta amarga verdad.

gato

(Foto: Pixabay)

El sentido del gusto

Para poder saborear cualquier alimento los mamíferos usamos las papilas gustativas de la lengua.

Éstas contienen diferentes receptores, conocidos como botones gustativos, que se encargan de identificar los sabores de la comida, ya sean dulces, salados, ácidos o amargos.

Sin embargo, ahora sabemos que no todos los mamíferos pueden sentir todos los sabores de la comida.

Un caso concreto es el de los gatos, que no pueden sentir los sabores dulces. ¿Por qué?

Justo para descubrir la razón detrás de esta curiosidad, un equipo de investigadores se puso manos a la obra para descifrar el misterio.

El secreto de lo dulce

El secreto del sabor dulce es el gen Tas1r2, responsable de que los mamíferos podamos captar este agradable sabor.

Algunos seres humanos que tienen problemas con este gen pueden tener una baja sensibilidad al dulzor, y eso los hace propensos a una ingesta alta de carbohidratos y alimentos de sabor dulce; y como consecuencia el desarrollo de enfermedades crónicas.

En el caso de los animales, también se han detectad que algunas especies sufren cambio en este gen, durante su proceso evolutivo, y les provoca perder la facultad de sentir el sabor dulce.

Los poco dulces gatos

En una investigación científica dirigida por el doctor Gary Beauchamp en el Monell Chemical Senses Center de Filadelfia, se descubrió que los gatos domésticos y una gran parte de los felinos salvajes -incluyendo al tigre y al guepardo- habían sufrido una mutación en el gen Tas1r2 en algún punto de su evolución compartida.

Esto explicaría porque a los michis no les interesan los dulces.

Eso sí, la misma investigación señala que algunos felinos muestran especial gusto por el pastel, e incluso los helados.

Pero no se debe al sabor dulce, sino a la presencia de grasa.

Después de desentrañar el misterio de la falta de afición de los gatos por el azúcar, el mismo Gary Beauchamp se puso a la tarea de descubrir si otros animales tenían una mutación similar en el gen Tas1r2.

Descubrió que siete especies de animales tampoco perciben el sabor dulce. Entre los que se encuentran los delfines mulares y los leones marinos

Beauchamp descubrió que un factor clave para esta mutación de los receptores gustativos es el tipo de alimentos que consumen estos animales, siendo mayor en animales que solo se alimentan de carne.

Pero también los afecta la forma en la que comen, por ejemplo, los delfines mulares no mastican su comida, y eso sería la causa de su pérdida de la percepción del sabor dulce.

De acuerdo con la investigación, esto sería la prueba de que las especies animales pierden la capacidad de detectar lo dulce por diferentes causas, pero siempre por una mutación en el gen Tas1r2.

Por cierto, curiosamente, los delfines también perdieron la capacidad de sentir el sabor amargo.