logo-televisa-noticias
Noticias

Hipertricosis: ¿Qué es el síndrome del Hombre Lobo?

En la semana previa a Halloween te contamos todo sobre la hipertricosis, el famoso síndrome de Hombre Lobo. ¿Qué es? ¿Por qué ocurre? ¿Existe cura?
Hipertricosis
(Foto: Matt Cardy/Getty Images)

¿Has escuchado hablar de la hipertricosis? Se trata de una condición que estaría relacionada con el origen de la leyenda del Hombre Lobo.

Desde que somos pequeños, durante los días previos al Halloween, los medios nos atosigan con imágenes de los monstruos clásicos: Drácula, Frankenstein, la Momia y el Hombre Lobo.

Salvo Frankenstein, que surgió de la mente de Mary Shelley, el resto de monstruos primigenios le debe mucho a las leyendas que pasaban de generación en generación.

En la mayoría de los casos, los mitos sobre estos monstruos eran invenciones que llevaban a una hipérbole aspectos reales.

Ese sería el caso entre el hombre lobo y una condición muy rara, que actualmente conocemos como hipertricosis, a continuación te contamos en qué consiste.

Hipertricosis

Jesus “Chuy” Aceves, el niño lobo mexicano que viaja por todo el mundo con El Circo de los Horrores (Foto: Matt Cardy/Getty Images)

La hipertricosis

La hipertricosis, conocida popularmente como el síndrome del hombre lobo, es una condición que provoca un crecimiento acelerado y anormal del vello.

Se volvió popular en el siglo XIX y principios del siglo XX, cuando surgieron los circos modernos, en los que se solía tener espectáculos con personas y animales con rasgos fuera de lo común.

Por eso, en muchos circos de esas épocas, las personas con hipertricosis encontraron una fuente de empleo segura.

Actualmente se divide en dos a las personas con este padecimiento: hipertricosis generalizada, que presenta el crecimiento del vello en todo el cuerpo, y localizada, que solo presenta un crecimiento anormal de vello en ciertas zonas del cuerpo.

¿Por qué se presenta esta condición?

Existen varias razones detrás de este padecimiento, desde una condición hereditaria hasta una mutación genética espontánea.

Se cree que se trata de una mutación atávica, es decir, el resurgimiento de un rasgo genético que permaneció inactivo porque fue prescindible en un momento de la evolución humana.

Se sabe que se hereda a través del cromosoma Xq24-27.1, que se transmite mayoritariamente por las mujeres. Es decir, una mujer con hipertricosis tiene 50% de probabilidades de heredar la condición a su descendencia.

En el caso de los hombres, solo transmiten la condición a sus hijas, pero no a sus hijos varones.

La hipertricosis también se desencadena por algunos tipos de cáncer, o por el uso de medicamentos, como el minoxidil, el diazóxido, la fenitoína, ciclosporina o el acetazolamida.

Incluso, hace 2 años, 17 niños españoles presentaron el síndrome del Hombre Lobo por un error de un laboratorio médico.

El laboratorio farmacéutico mezcló minoxidil con omeprazol para niños, y algunos de los pacientes que lo tomaron presentaron crecimiento anormal del vello.

¿Existe cura?

En el caso de la condición genética hereditaria, no existe una cura, y muchos de los que la padecen sólo tienen como alternativa rasurar el rostro y cuerpo. Con el inconveniente de que su vello crece de manera acelerada.

Algunos pacientes se han tratado con depilación permanente, pero suele dejar una piel hipersensible, y en varios casos cicatrices por el nivel de grosor del pelo.

Actualmente se están desarrollando fármacos reduciendo la testosterona del cuerpo, una de las hormonas responsables del crecimiento del vello.

Cuando se padece la hipertricosis por un agente externo, como el uso de un medicamento, suele desaparecer cuando se suspende la ingesta.

La hipertricosis y los hombres lobo

Petrus Gonsalvus

Retrato de Petrus Gonsalvus y su esposa (Fuente: Dominio Público/)

Las leyendas de los hombres lobo son antiquísimas, no existe un origen único, y se repiten en pueblos muy diversos.

Se suele relacionar con el chamanismo, y la creencia de que los hombres tienen un animal protector. También a casos de histeria colectiva.

No existe una conexión real entre las leyendas del hombre lobo y la hipertricosis, pero algunos creen que personas con el padecimiento pudieron ser confundidos con licántropos.

En realidad, el primer caso registrado de este padecimiento ocurrió en el siglo XVI, cuando Pedro González, un huérfano español con hipertricosis criado en un monasterio, fue adoptado por Enrique II, rey de Francia.

El rey rebautizó a González como Petrus Gonsalvus, su nombre en latín, y se le educó como un noble. Cuando llegó a la edad adulta, la reina Catalina de Médicis le buscó esposa entre sus asistentes.

La reina eligió a una de las más bellas cortesanas, supuestamente para mantener activo el lívido de Petrus, y poder mantener la descendencia de “salvajes”.

Petrus y su esposa tuvieron 7 hijos, 5 heredaron su condición, y vivieron en palacios en Francia, Alemania e Italia.

Se especula que su historia es el origen de La Bella y la Bestia, el cuento francés de Gabrielle Suzanne Barbot de Villeneuve de 1740.

 

Logo Noticieros Televisa