logo-televisa-noticias
Noticias

Covid-19: Investigador descubre caso de hombre que tendría superanticuerpos contra la enfermedad

El estadounidense John Hollis tendría superanticuerpos inmunes incluso a las nuevas cepas de coronavirus, según un investigador de la Universidad de George Mason
El estadounidense John Hollis tiene superanticuerpos inmunes incluso a las nuevas cepas de Covid-19
El estadounidense John Hollis tiene superanticuerpos inmunes incluso a las nuevas cepas de Covid-19 | Fuente: BBC

A más de un año del primer caso de coronavirus en el mundo, el descubrimiento de un hombre que al parecer es portador de superanticuerpos que lo hacen inmune permanentemente contra el virus, se ha convertido en la esperanza de miles de científicos.

Su nombre es John Hollis y es un escritor estadounidense de 54 años, que durante abril del 2020 luego de tener contacto con un caso sospechoso del virus chino enfermó gravemente.

No obstante, fue hasta el mes de julio de ese mismo año, cuando conversaba con el médico Lance Liotta, profesor de la Universidad George Mason, que descubrió que lo que él pensaba fue una simple gripe, en realidad había sido COVID-19.

los anticuerpos de Hollis son distintos a los de la mayoría de las personas, pues logran atacar varias partes del virus

los anticuerpos de Hollis son distintos a los de la mayoría de las personas, pues logran atacar varias partes del virus | Fuente: Piqsels

A partir de ese momento, Hollis se convirtió en uno de los millones de pacientes recuperados, pero no en uno normal, pues varios estudios revelaron que su cuerpo habría logrado desarrollar superanticuerpos que lo hacían inmune de forma permanente, inclusive a las más recientes cepas.

Liotta, explicó que luego de recoger “la sangre de Hollis en diferentes momentos se concluyó en que este descubrimiento es una verdadera mina de oro que ayudará a estudiar diferentes formas de atacar al Sars-Cov-2.

Asimismo, señaló que los anticuerpos de Hollis son distintos a los de la mayoría de las personas, pues logran atacar varias partes del virus para eliminarlo rápidamente.

Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas, mientras que, en otros individuos infectados, el organismo tarda en producir estos anticuerpos, lo que permite la propagación del virus.