logo-televisa-noticias
Noticias

¿Cómo hacer para que tus cactus y suculentas sobrevivan la temporada de frío?

Llegó otoño y la temporada de frío, por lo que ahora tus cactus y suculentas tendrán menos sol. Así pueden sobrevivir al mal clima
como cuidar tus cactus durante otoño-2
Foto: iStock

Comenzó el otoño, por lo que habrá menos sol, más frío y más días nublados. Si tienes plantas de sol como cactus o suculentas necesitarán de más cuidados para sobrevivir esta época. Aquí te decimos cómo hacer para que sobrevivan a pesar de tener el mal clima en contra.

Con la llegada del otoño tendrás que hacer algunos cambios en los cuidados regulares que le das a tus plantas, en especial si son de interior y no son de sombra, como lo son los cactus y las suculentas. Debido a que baja la temperatura y crece la humedad, muchas plantitas no resisten los cambios, por lo que significa que deberás aguantarle tantito a la frecuencia con las que las riegas.

Si bien las suculentas son plantas muy resistentes que aguantas temperaturas alrededor de los cuatro grados, es necesario que tengan sol y calorcito para poder sobrevivir. Por ello es vital que si tienes algún cactus o suculenta en tu jardín, balcón o azotea la metas a tu casa. Pues en el otoño es usual que llueva, haya mucho viento y que el clima sea cambiante. Para evitar que el clima termine con ellas lo mejor será ponerlas dentro de tu hogar.

como cuidar tus suculentas en temporada de frio otoño-2

Foto: iStock

De hecho, como también hay menos sol, será necesario que les busques un lugar muy iluminado, como lo es en la ventana de la cocina, en tu zotehuela o donde encuentres que puede tener luz y crecer feliz. Eso sí, recuerda que debe estar lejos de la calefacción o el aire acondicionado para evitar humedad.

Debido a que hay menos sol y calor, el agua que le des a tu planta aguantará por más tiempo. Para evitar que las raíces se echen a perder, riégala solo cuando notes que la tierra ya no está húmeda. En el caso de los cactus solo será necesario cuando el sustrato esté completamente seco, bastará con unas cuantas gotas para alimentarlo.

Verás que al final no es tan difícil y de hecho, implica menos riego y preocupación por si tienen mucho sol.