logo-televisa-noticias
Noticias

Ciencia: ¿Es peor el Cyberbullying que el bullying tradicional?

Aunque no lo creas, el Cyberbullying tiene un peor impacto en los adolescentes que el bullying tradicional ¿Por qué? La ciencia lo explica
Cyberbullying
(Foto: Pixabay)

Aunque la mayoría tiene a pensar que el Cyberbullying causa menor impacto que el bullying tradicional, la ciencia acaba de demostrar que es todo lo contrario.

Y es que, aunque el bullying digital no afecta físicamente, su impacto emocional puede ser más grande.

A continuación te explicamos cómo se llegaron a estas conclusiones.

Cyberbullying

(Foto: Pixabay)

¿Qué es el Cyberbullying?

El Cyberbullying o ciberacoso es la intimidación y acoso a través de la tecnología, principalmente por medio de redes sociales.

En pocas palabras, es un bullying que se aprovecha de la tecnología, y tiene la intención de causar daño, angustia o hacer sentir mal a otra persona.

Esto incluye el troleo, el mobbing, el acecho, el grooming o cualquier forma de bullying online.

Además, se considera cyberbullying difundir rumores y chismes maliciosos, insultos en partidas de videojuegos online, así como enviar mensajes de texto con comentarios intimidatorios.

De acuerdo con datos de NBH, el acoso cibernético va en aumento y cada vez hay más casos que afectan a niños y adolescentes.

Un tipo de acoso más fácil y con menos posibilidad de castigo

En los últimos años el cyberbullying ha crecido enormemente, tanto que ya supera al acoso tradicional.

Según un estudio realizado por Ofcom, los niños y adolescentes tienen un 23% más de probabilidades de ser intimidados en línea que cara a cara.

Si bien, hasta hace muy poco se pensaba que el bullying era una intimidación que ocurría mayoritariamente en el patio de recreo, este estudio revela que ahora la mayoría ocurre en línea.

Según la información de este estudio, el 39 por ciento de los niños y adolescentes de entre 8 y 17 años han sufrido acoso.

Además, era más probable que el bullying ocurriera en línea (84 %) que cara a cara (61 %).

Los expertos creen que se ha incrementado el cyberbullying por ser más fácil de hacer, además de que es muy poco probable que el acosador sufra un castigo, sobre todo comparado con el bullying cara a cara.

¿Por qué afecta más?

Ahora bien, la mayoría de las personas cree que el cyberbullying es más inocuo, pero un nuevo estudio del Lifespan Brain Institute descubrió todo lo contrario.

Según las conclusiones del estudio, el ciberacoso tiene un impacto peor en sus jóvenes víctimas adolescentes que el acoso “tradicional”.

El estudio, realizado por científicos de Estados Unidos e Israel, analizó datos de más de 10,000 niños estadounidenses de entre 10 y 13 años entre julio de 2018 y enero de 2021.

La idea era analizar el desarrollo cognitivo del cerebro adolescente, y descubrieron que las víctimas de cyberbullying en la adolescencia temprana tienen más probabilidades de reportar pensamientos e intentos de suicidio que aquellos que experimentaron bullying cara a cara.

La explicación de los expertos es que las nuevas generaciones cada vez le dan más importancia a su vida en las redes sociales y en línea, así que un acoso en este “mundo virtual” los afecta enormemente:

“En un momento en que los jóvenes adolescentes pasan más tiempo en línea que nunca, este estudio subraya el impacto negativo que la intimidación en el espacio virtual puede tener en sus víctimas”, se puede leer en el estudio.

Lo peor de las conclusiones del estudio es descubrir que el cyberbullying está ayudando a aumentar la tasa de suicidios adolescentes.

El cyberbullying y el suicidio

De acuerdo con información del estudio de Lifespan Brain Institute, la tasa de suicidios en niños y adolescentes se ha disparado desde 2018.

Incluso, se convirtió en la segunda causa principal de muerte de personas de entre 10 y 24 años en Estados Unidos.

Y, aunque no existe una respuesta contundente para explicar por qué aumentó el suicidio adolescente, se cree que los factores estresantes contribuyen.

El bullying tradicional es un gran factor de estrés, pero ahora sabemos que el cyberbullying incluso es más estresante para los niños y jóvenes.

Los autores del estudio creen que, sobre todo durante la pandemia de COVID-19, las interacciones de los jóvenes se centraron en el mundo online.

Por tanto, ser acosado en redes sociales o videojuegos se volvía una enorme carga de estrés.

De los niños que participaron en el estudio, el 7.6 % respondió que había experimentado pensamientos o actos suicidas después de sufrir cyberbullying.

El equipo descubrió que ser objeto de acoso cibernético estaba asociado con tendencias suicidas, mientras que ser perpetrador de acoso cibernético no lo estaba.

Todavía es pronto para llegar a más conclusiones, sobre todo porque el periodo del experimento fue mayoritariamente durante la pandemia.

Además, falta tomar en cuenta otros factores, como la demografía, los factores ambientales y las psicopatologías de los niños y adolescentes que participaron en el estudio.

Lo que sí es cierto, es que cada vez tendremos que darle más importancia a las interacciones online, debido a que en el futuro cercano serán cada vez más importantes para la vida social de las generaciones.