logo-televisa-noticias
Noticias

Ciencia: ¿En verdad funcionan los alimentos afrodisíacos?

Todos hemos escuchado de ciertos alimentos que funcionan como afrodisiacos, pero ¿qué opina la ciencia de ellos?
afrodisíacos
(Foto: Pixabay)

Los alimentos afrodisíacos ya son parte de la cultura popular, existen miles de historias sobre ellos, chistes y, sobre todo, recomendaciones de terceros para mejorar nuestra vida sexual.

Pero, más allá de los mitos sobre ellos, ¿qué tan real es su efecto en nuestro libido?

Como en casi todo, la ciencia tiene una postura sobre el uso de la comida afrodisíaca y a continuación te la describimos.

afrodisiaco

(Foto: Pixabay)

Los alimentos afrodisíacos

La literatura que explica las propiedades de ciertos alimentos existe desde hace siglos, y en muchos textos se habla de que algunas comidas aumentan nuestro libido.

Se les llama afrodisíacos en honor a la diosa griega Afrodita, emparentada con el amor y el deseo sexual.

Desde hace centenares de años se ha catalogado como afrodisiacos a comida tan común como las fresas o a comida de ciertas regiones, como los mariscos.

También se suele catalogar así a comida difícil de conseguir, como el cuerno de rinoceronte molido o la primer sangre de un toro muerto.

Pero, más allá de las historias a su alrededor, ¿qué tan cierto es que existe una propiedad afrodisíaca en la comida?

La ciencia de los afrodisíacos

Aunque es poco probable que una alimento por sí mismo cure la impotencia o despierte el libido de otra persona tan solo con comerlo, la idea detrás de los afrodisíacos parte de algunos elementos ciertos.

Por ejemplo, algunos varones tienen problemas de impotencia por culpa de problemas circulatorios, por lo que ciertos alimentos ayudarán a mejorar este aspecto de su salud.

Así, todos los alimentos ricos en el aminoácido L-Arginina y en ácidos grasos Omega 3 ayudarán a mejorar la circulación sanguínea y, en consecuencia, ayudarán a mantener una erección.

En el mismo sentido, comida con propiedades antiinflamatorias también es benéfica para la circulación.

Ahora bien, la comida que ayuda en estos casos no es ni muy cara ni difícil de encontrar, basta ir a cualquier mercado para encontrar calabazas, nueces, manzanas, uvas, ajo, salmón o aguacates.

Eso sí, este tipo de comida solo será “afrodisíaca” -en el sentido de evitar la impotencia- si se tienen problemas de circulación.

En el caso de ser una persona sin problemas de circulación, comer este tipo de alimento no mejorará en nada nuestra condición sexual.

Hasta ahora solo un estudio científico encontró ciertas evidencias de que la raíz Panax ginseng y el azafrán tienen ciertas propiedades que ayudan a combatir la impotencia.

¿La comida aumenta el deseo sexual?

La supuesta propiedad característica de los afrodisíacos es que aumenta el deseo sexual de la persona que la come.

En realidad esto no es del todo cierto, hasta ahora solo se ha comprobado que algunos alimentos provocan sensaciones similares a estar exitado, como el chocolate.

Eso sí, un par de experimentos encontraron que el ajo, el clavo y el jengibre aumentan el deseo sexual, pero estos estudios solo se han realizado en animales de granja.

Hasta ahora solo se ha comprobado con estudios serios un alimento que aumenta el libido humano: el alcohol.

¿Cuál es el problema? Que, si bien, el consumo de alcohol aumenta el deseo sexual también se comprobó que perjudica el rendimiento sexual.

El poder de la mente

Ahora bien, aunque no existe un alimento que mejor nuestro desempeño y aumente nuestro deseo, lo importante podría no ser lo que comemos.

Es decir, muchos estudios han descubierto que, más allá de lo que comemos, lo verdaderamente importante es la percepción que tenemos.

Así como se ha descubierto que terapias alternativas o comer caldo de pollo mejoran nuestra salud porqué creemos en ellas, lo mismo podría ocurrir con la comida afrodisíaca.

Si en verdad creemos que mejora nuestro desempeño sexual, es altamente probable que lo hagan por el poder de nuestra mente.

Así que, si crees que comer un chocolate te da más vigor en la cama, no dejes de hacerlo.