C9: Prueba de ADN

Alejandro descubre que su hermano fue el violador de Gabriela y le da una golpiza descomunal, pero Fernando miente, diciendo que no la violó, sino que ella se le entregó por voluntad propia.

Alejandro no le cree y está a punto de matarlo a golpes cuando llega la policía y lo detiene.

Ya en la comisaría, Antonia le dice a Alejandro que ella sí cree en la palabra de Fernando y es Gabriela quien miente.

El Tigre Suárez sorprende a Alberto y a Ramón en el Chamuco, apuntándolos con su escopeta. Luego los lleva a la comisaría, donde hace una denuncia contra ellos por invasión a la propiedad privada.

Fernando le confiesa a Julia que tiene un hijo y la echa de su vida, pidiéndole el divorcio para casarse con Gabriela.

Aníbal le lleva a Antonia los resultados de las pruebas de ADN, que confirman que Fernando es el padre de David.

Antonia se pone eufórica y le cuenta de estos resultados a Irene, quien visita a Alejandro en su celda y le siembra más dudas contra Gabriela, asegurándole que ella y Fernando sí tuvieron una relación en el pasado en la que su “amiga” estaba muy enamorada e ilusionada.

Alejandro se pone furioso, se siente engañado por Gabriela, quien lo busca en el hotel y luego en la comisaría, pero Lagarto le impide verlo. Ella va a la casa de Antonia y ésta, con habilidad, sin atacarla, le cuenta que sus hijos casi se mataron porque ambos la aman.

Gabriela se marcha, culpable de una posible desgracia entre dos hermanos.

Gastón se niega a firmar la confesión por el homicidio no intencional de Inocencia. El Tigre testifica ante Ricardo, a favor de Gastón, asegurando que estuvieron juntos durante las horas en que Inocencia murió.

Alejandro sale en libertad y Antonia es la primera que lo espera, entregándole las pruebas de ADN que confirman que el hijo de su prometida es también su sobrino, hijo de Fernando.

Una enloquecida y despechada Julia busca al niño y se lo lleva en el auto con ella ante el horror de Gabriela.

Enfrentamiento muy fuerte entre Gabriela y Antonia.

El Tigre Suarez es detenido.

Gabriela va donde Ricardo a poner la denuncia sobre su violación. Allí se encuentra con Alejandro quien a su vez le ofrece hacer lo posible para la liberación del Tigre Suarez.

Ella no acepta nada que venga de un Beltrán.

Gertrudis aparece por primera vez, visitando a un muy desagradado Aníbal.

Patricia sigue en plan de alcoba con Alberto.

Macario le entrega a Antonia la pistola que tenía Julia para conservarla con sus huellas digitales.

Fuerte crisis de David, enojado con su madre. Termina en abrazo.

Ricardo recibe muchas presiones y hace los interrogatorios pertinentes.

En el interrogatorio Fernando se contradice, pero Irene da falso testimonio.