¿Treintañero y con tus papás?

Deja atrás la 'mamitis' y no te quedes por siempre en una familia como la de The Middle.

logo

Hay una etapa en la vida en que es necesario romper el cordón umbilical con la familia, dejar de tener 'mamitis' o 'papitis' y empezar a convertirte en todo un adulto con retos y obligaciones.

 

Pero hay personas treintañeras que se reúsan a dar este gran paso y aún estando en el tercer piso siguen viviendo con sus padres.

Publicidad

 

Estamos seguros de que tú no quieres llegar a esa edad y pasar por ello, así que a continuación te presentamos las ventajas y desventajas de seguir de 'baquetón' y no parecer uno de los Heck en The Middle:

 

Publicidad

Ventajas

 

1.- Cuando llegues a casa siempre habrá alguien esperándote.

 

2.- En todo momento tendrás a tu familia para darte consejos y brindarte su apoyo.

 

Publicidad

3.- Si te enfermas, ten por seguro que alguno de tus padres estará al pendiente de tu salud.

 

4.- El dinero que te ahorras en renta lo puedes gastar en gustos personales.

 

5.- No tendrás que hacer todas las tareas del hogar, ya que se puede repartir el trabajo en partes iguales.

 

Publicidad

Desventajas

 

1.- Tienes que adaptarte a los horarios de tu familia.

 

2.- Obedecer a todas las reglas del hogar, sin excepción alguna.

 

Publicidad

3.- No podrás organizar una fiesta ni llevar a tus 'amiguit@s' a la casa.

 

4.- Escuchar las opiniones y regaños de tus padres en todo momento.

 

5.- No importa que tengas 30 años, viviendo bajo el mismo techo que tus padres no eres del todo independiente.

 

Publicidad

Seguro alguno de estos puntos te puede llegar a ayudar a tomar la mejor decisión para marcar el rumbo de tu vida a futuro. Por lo pronto no te pierdas The Middle de lunes a viernes sólo por Canal 5.

 

Visita el sitio oficial de The Middle