Aprende el lenguaje de los demonios

En The Haunting Hour queremos que seas bilingüe y puedas comunicarte con seres del Más Allá sin problemas.

logo

Fuente: Wikipedia

 

En The Haunting Hour estamos haciendo un servicio para la comunidad y por eso queremos darte unas clases para que aprendas el "lenguaje de los demonios", así la próxima vez que se te 'suba el muerto' podrás preguntarle qué quiere.

Publicidad

 

La lengua 'enochiana', o idioma 'enochiano' (cuyo nombre deriva de la teoría de que fue utilizada por los ángeles apocalípticos) es un idioma artificial creado por el ocultista británico John Dee y su compañero Edward Kelley, el 8 de marzo de 1581.

 

Publicidad

El idioma se supone fue hablado por los ángeles y por los humanos antes de la Torre de Babel. Dee y Kelley habrían canalizado por medios espiritistas a un grupo de ángeles (demonios según algunos) que les enseñaron su uso ritual.

 

El lenguaje fue dado a Dee y Kelley en 49 tablillas sagradas y en las 48 llamadas 'enochianas'. Se supone que cada planeta tiene un Logos planetario (ángel) que puede ser invocado en el correspondiente día semanal, cada hora del día a su vez tiene diferentes gobernantes, haciendo una compleja jerarquía de ángeles reyes, príncipes, gobernadores y ministros, ya que cada ángel se relaciona entre sí con líneas mágicas entrecruzadas.

 

El 'enoquiano' está compuesto por extraños signos a modo de letras. Según uno de estos espíritus, el Arcángel Gabriel, el enoquiano era la "lengua de Adán" hablada en el paraíso, la lengua primera (o lengua adánica) tan buscada por los filósofos renacentistas y posteriores.

 

Publicidad

La 'magia enochiana', también conocida como 'sistema enochiano', implica la realización de complejos rituales ceremoniales e invocaciones de espíritus, demonios y ángeles.

 

Nosotros te recomendamos que en lugar de meterte en ondas oscuras y peligrosas, mejor te pongas a estudiar inglés, francés o japonés, es menos complicado y tu alma no correrá ningún peligro.

 

Visita el sitio oficial de The Haunting Hour