Para la película de 2017 'Ghost in a Shell', se eligió a Scarlett Johanson para darle vida a Mira Killian/Motoko Kusanagi, lo que generó bastante polémica.

Paramount Pictures

¿Te indignaste con 'La Sirenita'? Hollywood siempre ha usado actores blancos para personajes de otras razas

facebook

twitter

whatsapp

Email

De Scarlett Johansson hasta Johnny Depp, estos actores blancos han interpretado a personajes de color y eso tiene un nombre: 'whitewashing'.

Hace poco, Disney anunció que la nueva versión de La Sirenita sería interpretada por la actriz afroamericana Halle Bailey. Las redes sociales se inundaron de polémicos mensajes, muchos de ellos escritos por personas molestas porque la versión animada de esta cinta es protagonizada por una chica blanca y pelirroja, y no podían creer que el live action tendrá como actriz principal a una mujer de color.

La conversación duró por días, la gente no podía creer que un personaje de ficción que, en teoría podría tener la procedencia racial que sea porque, pues, no existe, fuera a cambiar de color de piel. Este tema hace que sea imposible no recordar el sinnúmero de veces en que Hollywood ha hecho justamente lo contrario: tomar a personajes que están basados en historias reales, escritos para una raza en específico: latinos, negros, asiáticos... y elegir deliberadamente a actores blancos para interpretarlos. Este fenómeno es tan frecuente que hasta tiene un nombre: whitewashing.

Whitewashing es probablemente un tema que no escuchamos mucho en México, sin embargo, en Estados Unidos es un fenómeno que desata la furia de muchas personas constantemente. Esto bien podría traducirse como “blanqueamiento”, y se conoce como la práctica en la que actores blancos interpretan a personajes que históricamente no son blancos.

Hollywood tiene desde los inicios del cine incurriendo en esta práctica, eligiendo a actores blancos para darle vida a personajes que son indígenas americanos, latinos, asiáticos o negros. En un país como Estados Unidos, con una diversidad cultural tan amplia, el whitewashing es todo un tema. Para la gente de color (en EEUU se le denomina así a todas las personas que no son blancas), esto es ofensivo, denigrante y los priva de oportunidades para conseguir un empleo que claramente estaba destinado para ellos.

Si eres de los que piensa que esto es una exageración, míralo así: digamos que encuentras el trabajo de tus sueños, eres perfecto para el puesto, pero se lo dan a alguien más porque es güerito y tiene ojos de color, y pues, eso atrae más a la gente. Eso es lo que la gente de color ha vivido por años en el mundo del cine.

Recientemente, en el programa The Daily Show, con Trevor Noah, el conductor dio una explicación muy simple de cómo este fenómeno sí repercute a nivel cultural en las personas. Haciendo hincapié en que la función del cine, no solo es contar historias, sino que también cumple con hacernos sentir identificados, representados.

“Por tanto tiempo Hollywood y la gente que ha definido como contar historias en EE.UU las han convertido en historias para contar por y para gente blanca. Los papeles reservados para gente negra son generalmente estereotipos de criminales, sirvientes o esclavos, eso es básicamente todo… lo único que la gente está pidiendo es, ‘bueno, sí, hay oportunidades en las que se abre un papel para un personaje japonés... ustedes vieron cuánta gente amó Locamente millonarios porque es simplemente una forma de verme a mismo en la pantalla, no de una forma estereotípica, sino como un ser humano',” dijo Noah en su show.

Hace poco, Scarlett Johansson declaró que a pesar de que entiende su privilegio como una mujer heterosexual blanca, piensa que “en un mundo ideal cualquier actor podría interpretar a cualquier persona. El arte, en todas sus formas, debería ser inmune a ser políticamente correctos”. Las declaraciones de Johansson levantaron polémica, sobre todo después de que ella fue elegida para interpretar a una mujer japonesa en la película Ghost in a shell.

“Tienes el lujo de todos estos papeles y los papeles para los que la otra gente no será considerada nunca. Tú puedes interpretar a un robot japonés si quieres y también puedes ser una mujer blanca en Avengers, una mujer blanca en una comedia romántica, una mujer blanca en un drama, en una película de acción… puedes interpretarlos a todos; pero la mujer japonesa que es actriz, probablemente solo puede interpretar al robot japonés”, dijo Trevor Noah, de origen sudafricano, refiriéndose a las declaraciones de Scarlett Johansson.

Johansson no es la única que ha interpretado a una persona de otra cultura en una película, Angelina Jolie le dio vida a una mujer negra en la película Todo Corazón, con pupilentes cafés y maquillaje oscuro, resolvieron el "problema" de su apariencia. Emma Stone participó en la película Aloha interpretando a una mujer china/hawaiana. Su actuación generó tanta polémica que tiempo después tuvo que salir a disculparse y admitir que no debió haber tomado el papel.

Johnny Depp hizo de Toro, el compañero del Llanero solitario. Toro es un personaje 100% nativo americano, Depp no lo es. The last airbender no solo es recordada como una de las peores películas de la historia, sino también como la cinta que no respetó el origen de ninguno de sus personajes y los sustituyó con puros actores blancos. La única gente de color que aparece en la cinta son los malos.

Así podríamos irnos en una lista eterna de esta práctica que pareciera que no termina de eliminarse. Pero que, curiosamente, cuando sucede al revés, y una persona de color es elegida para interpretar un personaje que “no lo es” (La Sirenita, o Hermione en El legado maldito), la gente sí se detiene para pegar el grito en el cielo.

Definitivamente este en un tema que puede convertirse en un debate interminable, la gente puede hablar por horas de los pros y contras de elegir actores blancos para estas películas. Al final, la realidad es que en cuestiones de representación, al cine todavía le falta mucho por avanzar.