Getty Images/ Instagram @ashley_judd

55 horas con la pierna rota en medio de la selva: Así sobrevivió la actriz Ashley Judd

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz agradeció en Instagram a todos los residentes locales que la ayudaron a llegar a un hospital, a pesar de las inclemencias del tiempo

En ocasiones las celebridades de Hollywood tienen mejores historias que las que han protagonizado en sus filmes, siendo el caso de Ashley Judd digno de contar.

A través de Instagram, la actriz conocida por las películas ‘Doble riesgo, ‘Besos que matan’, ‘Crimen en primer grado’ y ‘Alguien como tú’ compartió que mientras se encontraba en una aldea remota en el Congo, África, para promover acciones en defensa de los bonobos, mejor conocidos como chimpancés pigmeos, sufrió un accidente que le provocó una fractura en una pierna, por lo que los lugareños la ayudaron para conseguir ayuda médica.

La actriz agradeció a los lugareños, ya que de no ser por ellos una hemorragia interna la hubiera matado.

“Amigos. Sin mis hermanos y hermanas congoleños, mi hemorragia interna probablemente me habría matado y habría perdido la pierna. Me despierto llorando de gratitud, profundamente conmovida por cada persona que contribuyó con algo, que dio su vida y salvación a mi espíritu durante mi agotadora odisea de 55 horas. Estas son algunas de sus historias”, comenzó.

Ashley compartió que se accidentó tras pisar un tronco, lo que provocó que se rompiera la pierna izquierda en cuatro partes, y la primera persona que la auxilió fue un hombre llamado Dieumerci, quien la sostuvo y permaneció sentado, por cinco horas en el suelo de la selva.

Después, un hombre llamado Papa Jean le acomodó los huesos en la posición adecuada, sin ningún tipo de anestesia, mientras que seis hombres la trasladaron en una hamaca, con la menor cantidad de movimiento, durante tres horas para poder sacarla de ese lugar.

Dos voluntarios más, Maradona y Didier, la trasladaron por seis horas en una moto en un terreno accidentado, mientras llovía constantemente y las picaduras de mosquitos estaban a la orden del día.

“Héroes. Didier y Maradona: Didier conducía la moto. Me senté mirando hacia atrás, su espalda, mi respaldo. Cuando comenzaba a hundirme, a desmayarme, él me llamaba para restablecer mi posición y apoyarme en él. Maradona iba en la parte trasera de la moto, lo abracé para que me ayudara a sostener el talón y yo sostuve la parte superior rota con mis dos manos”, precisó.

Después de todo ese viaje, finalmente llegó a la ciudad de Jolu, donde pasó la noche en una cabaña y al día siguiente la trasladaron en avión a la capital, Kinshasa, lugar donde estuvo un día, para tomar de nuevo otro vuelo a Sudáfrica, donde finalmente ingresó a un hospital para su cirugía.

En entrevista a The New York Times, la actriz compartió que se sintió afortunada, pero también que contaba con los recursos necesarios para recibir ayuda. “Si este mismo accidente le hubiera ocurrido a una persona congoleña, sin acceso a atención médica, ningún medicamento para el dolor, ningún tipo de servicio ni opciones, lo más probable es que hubiera perdido la pierna o hubiera muerto”.