Diez razones para dejar de pedir prestado

Deja de vivir como una 'Chica en Quiebra' con estos consejos para no terminar endeudada.

logo

Fuente: Piggo

 

¿Cada quincena terminas como una de las '2 Broke Girls'? Si tu respuesta fue un lastimoso SÍ, entonces esto te interesa.

Publicidad

 

Pedir prestado lejos de solucionar tus problemas monetarios está enfermando tus finanzas. ¡Deja ya de ser la 'Chica en Quiebra' de tus amigos!

 

Publicidad

Checa los tips para tener un negocio exitoso

 

Cinco tips para conservar a tus amistades

 

Antes de deslizar tu tarjeta de crédito o pedir un préstamo de nómina, lee y ¡comparte! Checa las razones por las que debes pagar con efectivo de ahora en adelante:

 

Publicidad

1. Los préstamos 'se comen' el dinero: Si pides prestado porque no tienes dinero, no tiene sentido regalar dinero (que se supone no tienes). ¡Los intereses terminarán por comerte!

 

 

2. Enreda tus finanzas: Complica nuestro rastreo y seguimiento de gastos. Si yo compro ropa aunque sea solo para financiarme durante los 30 días que tengo gratis, el gasto lo tengo en mi mente hoy, pero cuando tenga que pagar (dentro de 30 días) ya no tengo el recuerdo tan claro de que gasté.

 

Publicidad

 

3. Es más fácil gastar dinero que 'no es tuyo': Cuando compramos con dinero prestado no nos duele tanto como cuando lo hacemos con el propio. Eso fomenta que gastemos de más. Haz la prueba: tus próxima compra de víveres hazla con la tarjeta de débito, o mejor con efectivo.

 

 

Publicidad

4. Los castigos cuestan caros: Cada vez que te tardas en pagar un crédito ¡castigo! cargo por retraso. NO pagaste el total de lo que debías ¡Castigo! intereses. ¿Se te olvidó pagar todo el mes? ¡Castigo! Intereses + cargo por mora.

 

 

5. Te acostumbras a vivir por arriba de tus posibilidades: Creemos que la única forma que existe para superarnos y mejorar nuestra situación, es pedir prestado. Esto es una gran mentira porque hace justo lo contrario: acaba con tus ingresos (y con tu tranquilidad).

 

Publicidad

 

6. Poco a poco dejas de confiar en ti: La mentira de que sin el crédito no se puede, va calando. Se apodera de tu mente y tu corazón hasta que llega el momento en que de verdad, crees que si no pides prestado no lograrás nada.

 

 

Publicidad

7. Un errorcito y se te acumula una deudota: Incontables casos de personas que administraban muy bien sus créditos, pero cuando perdieron su empleo, se enfermó un familiar o simplemente se hicieron bolas con sus gastos ¡BAM! una deuda que de ser manejable se convierte en una gran masa impagable.

 

 

8. Comprometes tu ingreso futuro: Si nadie sabe lo que va pasar mañana, ¿por qué asumes que en 6,12, 18 meses podrás pagar todos tus compromisos sin problemas?

 

Publicidad

 

9. Fomenta malos hábitos con el dinero: El más destacado de estos hábitos es: la recompensa inmediata. Lo quieres ahora, punto. La autodisciplina de planear y esperar te llevará lejos. La costumbre de la recompensa inmediata te llevará a la pobreza.

 

 

Publicidad

10. Pone en riesgo lo más importante: Tu felicidad: No cambies lo que más importa por un deseo inmediato. Mejor usa tus habilidades, tu mente y tus conocimientos para: ganar más, administrar mejor, ahorrar siempre y planear todas tus compras.

 

Al constantemente pedir prestado, gastamos más de lo que ganamos. Sentimos ese dinero como ?ingreso extra? aunque siempre tengamos que pagarlo de nuestra bolsa. ¡No lo hagas! Deja de vivir como una 'Chica en Quiebra' y mejor ríe como una en Canal 5, los lunes y jueves a las 11:30 pm.