¿Cómo superar el miedo al ridículo? ¡Nosotros te decimos!

Deja que los expertos en Ridículos te digan cómo superar el trauma de 'meter la pata', no seas dramas.

logo

Fuente: Desansiedad

 

Los de Ridículos no tienen ningún problema en compartir sus vergüenzas con el mundo, ¡sin ellos no habría programa! Pero existen otras personas a las que no les hace tanta gracia 'meter la pata'.

Publicidad

 

Cómo quedar bien después de un ridículo

 

Publicidad

Agarra buen cuerpo con las dietas más ridículas

 

Cuando tenemos miedo al ridículo básicamente evitamos ciertas situaciones 'incómodas', como por ejemplo, hablar frente a la clase, asistir a fiestas donde no conoces a nadie, o asistir a lugares donde queda expuesta tu apariencia (albercas, playas, discotecas, etc).

 

Básicamente, cuando tenemos miedo al ridículo, dejamos de hacer cosas que quizás en el fondo sí se nos antojan hacer, tenemos pavor de ser foco de atención de los demás, y por ende, de sus críticas, burlas o comentarios.

 

Publicidad

Libérate de 6 situaciones que te predisponen al ridículo:

 

1. Debo de gustarle a todas las personas: Error, nadie es 'monedita de oro'. No estás obligado a caerle bien a todo mundo, quítate esa idea.

 

 

Publicidad

2. Debo de ser discreto: Nada más falso, puedes llamar la atención por las razones correctas, como un talento especial o tu personalidad.

 

 

3. Mi apariencia siempre debe de ser perfecta: ¿Ya te dijimos que no existe tal cosa? ¡Acéptate con tus virtudes e imperfecciones!

 

Publicidad

 

4. Debo de evitar la burla, la crítica y el rechazo al máximo posible: Todos somos propensos a esto, que la opinión de los demás no valga más que la tuya.

 

 

Publicidad

5. Si me rechazan sería insoportable, no podría tolerarlo: Recuerda que 'lo que no te mata, te hace más fuerte'. El rechazo ayuda a forjar el carácter.

 

 

6. Debo ser fuerte y emocionalmente estable: Nada más falso, ser sensible no te hace inestable ni fuerte. A nadie le agrada una persona sin corazón.

 

Publicidad

 

En resumen, hacer el ridículo es de humanos, no seas tan duro contigo mismo y permítete equivocarte... ¡lo peor que puede pasar es que salgas en Ridículos!