¡Conoce más de Astro Boy!

El primer clásico de la animación japonesa

logo

Es una serie básica para comprender la animación japonesa: Astro Boy. Seguro lo has visto y sabes de qué va, pero si no te dejamos una semblanza de lo que representa este personaje. Fue creado en 1952 por Osamu Tezuka, el cual es considerado por muchos como dios del manga y el responsable de detalles como los cuerpos estilizados o los ojos grandes en la forma del dibujo.


De acuerdo con la historia, el Doctor Tenma pierde a su hijo en un accidente. Utilizando sus conocimientos sobre robótica, este científico construye un androide a la imagen de su pequeño fallecido. Tarda un año en desarrollar el proyecto, pero al final logra sacarlo adelante. Le da por nombre: Astro Boy.

Publicidad


La historieta es una de las más vendidas en la historia, con 100 millones de ejemplares comercializados. Es importante para entender el éxito de un autor como Tezuka y, por supuesto, para darnos una idea del éxito del anime alrededor del mundo. Porque antes de hits como Dragon Ball o historias de culto como Akira, estuvo Astro Boy.


La primera serie animada se estrenó en Japón durante 1963 y llegó a Latinoamérica antes de terminar la década, cuando aún la televisión era mayoritariamente en blanco y negro. Su duración es de 193 episodios y es, hoy, un clásico de culto. Esa serie es, sin duda, una que vieron frente hasta tus abuelos.

Publicidad


A lo largo de los años los poderes de Astro Boy han variado. Sin embargo, el más conocido es el jet en sus pies. Diversos tipos de rayos han acompañado esta habilidad, así como su súper fuerza evidente. Esto es una evidencia clara que el personaje ha evolucionado con las épocas.


Luego del éxito de la serie de 1963 se han realizado más producciones con Astro como protagonista. Una en 1980, con 52 espisodios, y otra de 2003 con 50 capítulos. También ha sido llevado a la pantalla grande en diversas películas animadas.


Estamos hablando, obviamente, de un personaje inmortal. Si lo conoces, es hora de revivir sus aventuras. Si no, ¿qué esperas para descubrirlo?