Gemelas japonesas consiguen récord Guinness

Instagram @guinnessworldrecords/Nickelodeon

Gemelas japonesas cumplen 107 años y rompen récord Guinness

facebook

twitter

whatsapp

Email

Umeno Sumiyama y Koume Kodama son las gemelas idénticas vivas de mayor edad

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Para que veas que cumplir años no necesariamente es una mala noticia. El pasado 1 de septiembre, dos hermanas japonesas fueron certificadas por los Guinness World Records como las gemelas idénticas vivas de mayor edad al tener 107 años y 300 días de edad.

Las hermanas Umeno Sumiyama y Koume Kodama nacieron el 5 de noviembre de 1913 en la isla de Shodoshima, al oeste de Japón, la tercera y cuarta hija de 11 hermanos.

Fue el pasado 11 de septiembre que estas gemelas superaron el récord de 107 años y 175 días que tenían las hermanas japonesas Kin Narita y Gin Kanie.

¿Cómo han ido las vidas de Sumiyama y Kodama?

De acuerdo con la información proporcionada por el sitio oficial de Récord Guinness, las gemelas vivieron una época en la que existían prejuicios por las personas que nacieron en partos múltiples, por lo que sufrieron acoso durante su infancia.

Desde muy jóvenes, las gemelas comenzaron a vivir separadas. Cuando terminaron la primaria, Koume dejó sus estudios para ayudar a un tío y se casó años después con alguien fuera de la isla, mientras que Umeno se casó con alguien que vivía en la isla Shodo.

Por si fuera poco, las hermanas pasaron por dos guerras mundiales, incluso Umeno tuvo que abandonar su hogar en la etapa final de la Segunda Guerra Mundial cuando se construyó un refugio en la montaña.

Debido a que vivían en dos lugares diferentes, usualmente solo se veían en fiestas y funerales, pero cuando tuvieron alrededor de 70 años viajaron juntas para realizar peregrinaciones budistas en varias ocasiones.

Debido a la pandemia de Covid-19, el personal de Guinness World Records no pudo acudir a entregarles sus certificados, por lo que simplemente fueron enviados a sus domicilios. Mientras que Umeno se echó a llorar en cuanto vio el certificado, Koume no pudo comprender totalmente que estaba pasando, ya que ha tenido problemas con su memoria.