Te contamos qué nos parece esta versión del juego.

Jugamos League of Legends: Wild Rift y tú también deberías

facebook

twitter

whatsapp

Email

El fenómeno que ha hecho ricos a streamers y niños rata de Corea por fin llegó a tu celular

Nos queda claro que League of Legends es un hit ampliamente popular, tanto entre la gente que lo juega como entre quienes miran a sus jugadores profesionales. Aunque, honestamente, para muchos jugadores es difícil entrarle. La curva de aprendizaje es dura y, además, está repleto de conceptos que casi hacen obligatoria la enseñanza de coreano en la educación pública: gankeo, farmeo, feedeo, ADC, jungla, entre otras.

Desde octubre de 2019, cuando League of Legends cumplió 10 años, se anunció su llegada a celulares. Esto a través de una versión adaptada con el subtítulo de Wild Rift. Luego de mucha expectación y espera, por fin puedes disfrutarlo con tu dispositivo. ¿Pero es tan bueno como se prometió?

De entrada tenemos que decir una cosa: los fundamentos de League of Legends permanecen. Escoges un campeón con habilidades singulares, combates con otros jugadores en un mapa único en duelos de cinco contra cinco, debes terminar con estructuras para avanzar y existen monstruos cuya derrota potencia tus poderes. Naturalmente ganas si destruyes el nexo rival, su punto central.

Lo primero que cambia es el movimiento de tu personaje. Con la parte izquierda de la pantalla, como si fuera un stick, controlas la dirección a donde caminas. Con la derecha diriges tanto sus ataques normales como los especiales y las definitivas. Esto a diferencia del click, lo cual hace mucho más fácil empezar a jugar. Aunque, también, hace que sólo los campeones aptos para este tipo de gameplay estén incluidos.

Aún jugando contra otros rivales el juego está lleno de asistencias respecto a dónde diriges tus ataques, a dónde te mueves o qué habilidades mejorar cuando subes de nivel. Incluso un detalle que llega a ser complejo, las mejoras a través de objetos en la tienda, se vuelve más fácil de comprender con las sugerencias que el juego te pone. También llega a marcarte en qué carril es mejor que vayas y cuál de tus compañeros de equipo puede asistirte mejor.

El mapa está un poco más reducido. Sí, siguen estando el nexo, las torretas, los dragones y el barón. Pero ya no hay inhibidores ni torretas del nexo. Por ello, si rompes las torres de la base surgirán súper minions. El nexo te atacará. Es más simple, pero modifica la estrategia de juego.

El mapa reducido, el tipo de juego y los campeones disponibles animan a un combate más abierto. A un juego más de encarar al personaje enemigo. Por ende, es muy probable que te sientas más cómodo al buscar las kills o entrar en batallas de equipo. Además las partidas duran bastante menos, haciendo el ritmo de juego más dinámico.

Jugamos en un celular de gama media y visualmente se ve más colorido y detallado de lo que luce League of Legends en una computadora de trabajo. El doblaje, además, está igual de bien cuidado que en el juego de PC. Por desgracia, tus Riot Points no valen aquí. El juego funciona con otra moneda, los Wild Cores, que se obtiene también con dinero real.

El matchmaking aún está en pañales. Puede que te encuentres con rivales que no han comprendido bien de qué va esto o con genios del juego principal desde la beta. Por fortuna no hay chat y la comunicación se hace con pings que derivan en instrucciones claras del propio juego. No más flameo sin sentido, por ahora.

El juego es divertido, dinámico y más sencillo de aprender de lo esperado. Se ve bien y se escucha mejor. Es quizá la puerta de entrada a un género popular pero complejo. Quizá sería mejor unificar la monetización en PC y celular, pero entendemos que ambas tiendas tienen funcionamiento y hasta reglas distintas (hay que pagar a Apple y Google).

League of Legends ya era un muy buen juego. Wild Rift es no sólo mejor, sino que facilita el disfrute del concepto de manera genial. Lo que no estaba roto se dejó igual y lo que se adaptó se optimizó increíblemente. Si nunca entraste a la grieta o lo dejaste porque te cansaste de los flameos, es una oportunidad única para descubrirla o redescubrirla. Igual haces un Pentakill, quién sabe.

EOdT