Dennis Schneidler/USA TODAY Sports

La policía entró a la casa del campeón mundial de 'Fortnite' mientras transmitía en vivo en Twitch

facebook

twitter

whatsapp

Email

Bugha fue víctima de un caso de ‘Swatting’ justo cuando estaba haciendo un directo.

Kyle Giersdorf, también conocido como “Bugha” se coronó como campeón mundial de Fortnite hace un par de semanas. El chico de 16 años se convirtió en el ganador de 3 millones de dólares, y en el tema de conversación de todo el mundo.

Ayer, mientras se encontraba haciendo un directo en Twitch, un equipo SWAT (de tácticas y arma especiales) llegó a su casa. Todo quedó grabado en la transmisión que estaba haciendo; su padre llegó para informarle que había oficiales armados en la casa y el chico tuvo que dejar de jugar por unos minutos. Esta práctica se conoce como “Swatting”, y se trata de una broma pesada que se hace para engañar a los servicios de emergencia inventando que algo grave está pasando en una locación.

Básicamente, alguien decidió hacerle una bromita bastante fuerte a Giersdorf. En este video se puede ver cómo Bugha abandona el juego de pronto dejando a quienes jugaban con él bastante confundidos.

Bugha regresó después de 10 minutos, cuando sus compañeros le preguntaron qué había pasado, les respondió que “llegaron con armas”. El chico les explicó cómo literalmente llegaron a hacer una redada, afortunadamente uno de los oficiales era su vecino y lo reconoció, así que la cosa quedó solo en un susto para el jugador y su padres.

Este tipo de bromas son ilegales, porque no solo gastan recursos y tiempo de los oficiales que podrían estar atendiendo crímenes reales, sino que pueden salirse de control muy fácilmente.

En 2017 en Wichita, Kansas, un joven llamado Tyler Barris llamó a emergencias argumentando que había un caso de rehenes en un domicilio. Los oficiales terminaron disparándole a Andrew Finch, quien falleció. Este caso de swatting derivó de un pleito ocasionado al jugar Call of Duty.