Mi Corazó es tuyo

Lunes a viernes 8:20 de la noche

Sinopsis

Esta es la historia de Mi corazón es tuyo no te la puedes perder

Esta es la historia de Ana Leal, una mujer alegre, optimista, soñadora y trabajadora. Está feliz, pues finalmente le entregaron las escrituras de su casa, una propiedad pequeña que, con su mejor amiga Jennifer, ha logrado obtener con arduo trabajo y mucho esfuerzo. Sin embargo, algo terrible está por suceder... Un desastre golpea su casa y Ana pierde todo lo que tiene.

 

A la par, conocemos a Fernando Lascurain, un prestigiado y serio empresario que recuerda con tristeza el primer aniversario de la muerte de su esposa. Fernando es el padre de siete hijos: Fanny, una joven bella y rebelde; Nando un chavo nerd y estudioso; Alicia una adolescente insegura; Sebastián un bailarín con una personalidad artística; los gemelos Alex y Guille traviesos e inquietos y Luz con cara angelical, pero que después de la muerte de su madre ha perdido el habla.

 

En la mansión Lascurain, Fernando también cuenta con el apoyo de Bruno, su fiel y tartamudo mayordomo, y Don Nicolás Lascurain, su padre, que a diferencia de Fernando es más alivianado. En la mansión también trabaja Manuela como cocinera, pero Fernando requiere de la ayuda obligatoria de una nana que cuide a sus hijos. Sin embargo, los siete pequeños se han encargado de hacerle la vida imposible a decenas de niñeras que han desfilado por ahí. La última que pasa por ahí renuncia y Fernando tiene que encontrar a una nueva institutriz.

 

Ana y Jennifer, desesperadas por la terrible situación que están viviendo, llegan al lugar donde ambas trabajan: el bar Chicago, un club nocturno, dirigido por un hombre autoritario Doroteo. Ana le pide ayuda financiera a Doroteo, y él se la concede a cambio de que ella firme un contrato que la obliga a seguir bailando por las noches en el bar.

 

Ana tiene grandes sueños, uno de ellos: formar una familia. Johnny, su novio, también funge como su representante, pero más que ayudarla, parece estancarla, pues Johnny le rehúye al tema del matrimonio. El deseo de Ana de ser madre se debe a que Ana fue abandonada cuando era muy pequeña y creció en una casa hogar.

 

Las penurias y una inquietud de superarse, llevan a Ana a buscar otro trabajo. Su falta de experiencia, y su educación trunca le complican el proceso de encontrar un trabajo estable. No obstante, el destino le tiene algo preparado. Por un enredo en una agencia de empleos, Ana termina acudiendo a la mansión Lascurain sin saber que ahí encontrará todo lo que ha soñado...

 

Ana tiene una conexión inmediata, casi cósmica, con Luz y ayudará a que la pequeñita recupere el habla. Los otros hijos, en cambio, buscan hacerle la vida imposible para que renuncie como las demás nanas. Cuando Ana conoce Fernando, entre ellos surge una corriente eléctrica, a pesar de ser polos opuestos, la atracción es inevitable.

 

Como nana, Ana supera todos los retos y obstáculos que los niños le ponen. Coincide con ellos en el dolor de haber perdido a su madre, y con cariño, risas y juegos les devolverá la alegría. En cuanto a Fernando, debe vencer obstáculos más complicados, como Isabela una mujer que fue entrenada por su madre Yolanda para cazar a un millonario, es culta, refinada, con maestrías en economía y trabaja como brazo derecho de Fernando en la empresa...

 

La mente le dice a Fernando que Isabela es la mejor candidata, más apegada a sus costumbres, pero el corazón le indica que es Ana, esa mujer extrovertida, espontánea y libre que volvió a despertar la pasión en él. Ana, por su parte, vivirá una dura confusión cuando conozca a Diego el hermano menor de Fernando, un hombre liberal y aventurero, que buscará robar el corazón de Ana.

 

Ana y Fernando no serán los únicos en vivir grandes romances. Fanny conocerá a León, un chavo guapo que trabaja como mensajero en la empresa de su padre. A pesar de las diferencias de clases sociales, Fanny y León se enamorarán perdidamente y retarán cualquier norma que les imponga la sociedad. Jennifer y Don Nicolás, por su parte, nos enseñarán que en el amor no hay edades y no importa que tan tarde llegue el "vivieron felices para siempre".

 

A la par de todas las historias de amor, viviremos un sinnúmero de enredos, aventuras y situaciones divertidas con nuestros personajes. Los siete hijos vivirán los conflictos, dudas y experiencias aptas de su edad. Tendremos todos los matices de la niñez, la pubertad y la adolescencia en cada capítulo.

Sinopsis

Por:  | Fuente:  |