Noticias Corporativas

Travesía Sagrada Maya en Quintana Roo

Los viajeros depositan las ofrendas al pie del altar, Ixchel les reitera la promesa de fertilidad y un nuevo ciclo de abundancia

Travesía Sagrada Maya en Quintana Roo

En el 2010 nos propusimos celebrar el Centenario de la Revolución Mexicana y el Bicentenario de la Independencia retratando los paisajes y toda la belleza y espectacularidad de México? Así fue como Estrellas del Bicentenario nos mostró texturas, colores y sensaciones que nos llevaron a ver nuestro país como nunca lo habíamos visto.

Ahora en el 2011, nuestra meta es rendirle tributo a nuestra gente, a los mexicanos, capturando toda la magia, toda la espitirualidad, todo el misticismo de nuestras Tradiciones.

¿Qé son las Tradiciones?

Son los ecos de nuestros antepasados, son los cantos de esperanza, son las prácticas que han pasado de generación en generación, negándose a morir.

Es la celebración de la vida. Es la forma en la que damos las gracias por nuestra tierra por nuestra gente, por la forma en que somos mexicanos. Es sentirnos orgullosos de lo que somos como país.

Es tiempo de nutrir el alma, de vivir la tradición.

Y La Travesía Sagrada Maya,en Quintana Roo es una tradición y es nuestra.

Travesía Sagrada Maya en Quintana Roo

El amanecer posa su luz sobre las aguas Turquesas de la Rivera Maya en el Caribe Mexicano y como desde hace 500 años los mayas de hoy reviven la tradición de celebrar a Ixchel, la Diosa de la Fertilidad. El pueblo acude  al mercado en busca de jade, copal y frutas para conformar su ofrenda.

Reunidos en puerto Polé, hoy Xcaret, el sumo sacedote, el Chilam, les indica el sentido de su travesía: cruzar el mar para recibir de Ixchel la promesa de fertilidad.

Es tiempo de nutrir el alma, de vivir la tradición.

A golpe de remo, surcan las aguas hasta llegar al punto exacto en dodnde depositan la primera ofrenda. Ahí piden permiso a Ixchel para atravesar el arrecífe y llegar hasta el oráculo en Cozumel.

El Halach Winic, custodio de la diosa, les da la bienvenida. Los viajeros depositan las ofrendas al pie del altar y los niños del pueblo les regalan fruta para calmar su sed. Respondiendo a sus danzas y oraciones, Ixchel les reitera la promesa de fertilidad y un nuevo ciclo de abundancia.

Es la travesía Sagrada Maya, en Quintana Roo

Es un a Tradición y es nuestra.