Noticias Corporativas

La Virgen del Rosario, en Talpa de Allende, Jalisco

Las danzas llenas de colorido y el repique de campanas acompasan el recorrido de la milagrosa

La Virgen del Rosario, en Talpa de Allende, Jalisco

En el 2010 nos propusimos celebrar el Centenario de la Revolución Mexicana y el Bicentenario de la Independencia retratando los paisajes y toda la belleza y espectacularidad de México... Así fue como Estrellas del Bicentenario nos mostró texturas, colores, y sensaciones que nos llevaron a ver a nuestro país como nunca lo habíamos visto.

Ahora en el 2011, nuestra meta es rendirle tributo a nuestra gente, a los mexicanos, capturando toda la magia, toda la espiritualidad, todo el misticismo de nuestras tradiciones.

¿Qué son las tradiciones?

Son lo ecos  de nuestros antepasados, son los cantos  de esperanza. Son las prácticas que han pasado  de generación en generación, negándose a morir.

Es la celebración de la vida. Es la forma en la que damos las gracias por nuestra tierra, por nuestra gente, por la forma en que somos mexicanos. Es sentirnos orgullosos de lo que somos como país.

Es tiempo de nutrir el alma, de vivir la tradición.

Y la Virgen del Rosario, en Talpa de Allende, Jalisco es una tradición y es nuestra.

En la montaña se divisa un andar pausado pero firme, hacia ella van, la Virgen del Rosario los espera. Los momentos de reposo lo son también de oración. La marcha parece penosa y no lo es. La fe los guía, la determinación los marca. Recorren mil senderos hasta llegar por fin a encontrarse con ella en Talpa de Allende, Jalisco.

Es tiempo de nutrir el alma, de vivir la tradición.

Las danzas llenas de colorido y el repique de campanas acompasan el recorrido de la milagrosa. De una Virgen quebrada y carcomida que siglos atrás se renovó, llenándose de luz, destellando como un relámpago.

Ahora, majestuosa, avanza entre sus fieles, que agradecidos le otorgan un corazón de oro puro, un corazón que late lleno de esperanza. La Reina regresa a su entorno desde donde mira y escucha a sus hijos que la veneran, la lloran.

Es la Virgen del Rosario, en Talpa de Allende, Jalisco. Es una tradición y es nuestra.