Memorias Televisa

Correo

Número

1

<

>

cerrar

Don Emilio Azcárraga Vidaurreta se llevó al baile a funcionarios que querían cobrar la entrada a los programas de radio.

Por: Aurelio Pérez / Redacción

google Plus

 

En plena Segunda Guerra Mundial, el gobierno planteó que los programas de radio debían cobrar una entrada, como se hacía en Estados Unidos. Así que un grupo de funcionarios públicos se presentó con el señor Azcárraga Vidaurreta, quien ante su propuesta y con su típica capacidad de respuesta rápida y contundente les dijo: "Ahorita no quiero hablar más del asunto, si quieren hablar conmigo, aquí los espero enfrente de la puerta de la XEW el sábado a las siete de la noche."

Los funcionarios acudieron a la cita y don Emilio los recibió diciéndoles muy amable: "Pasen señores, qué gusto de verlos aquí en esta su casa...", al tiempo que entraban al estudio Azul y Plata lleno de gente bailando acompañados por la orquesta. Pasaron unos minutos y el señor Azcárraga les dice: "¿Ven ustedes a todos éstos que están aquí? Si no estuviera abierto este lugar estarían en la cantina emborrachándose... ¡A ver, ahora díganme si debo o no cobrar!" Y con ese argumento los convenció porque efectivamente la XEW ofrecía esparcimiento blanco, sano y, sobre todo, ¡gratis!