Memorias Televisa

Correo

Número

2

<

>

cerrar

A pesar de los minuciosos preparativos, árbol que crece torcido impide la transmisión de la boda del año por XEW Canal 2

Por: Armando del Olmo / Redacción Memorias Televisa

google Plus

El 18 de octubre de 1952, miles de mexicanos estaban ansiosos por conocer todos los detalles de lo que sería la boda del año entre María Félix y Jorge Negrete, dos de los más grandes ídolos del cine de aquella época. Este evento representaba una gran oportunidad para demostrar la importancia que tendría la televisión en el futuro, y así lo entendió Don Emilio Azcárraga Vidaurreta quien decidió que se transmitiera vía Control Remoto por XEW Canal 2, a pesar de que entonces sólo había como 10 televisores en todo México.

La boda se realizó en Tlalpan, en la casa de María Félix que, desgraciadamente, estaba en una hondonada. Un día antes se instaló el Control Remoto y, una o dos horas antes, comenzaron los preventivos: yo salí varias veces al aire, diciendo: "No se separe usted de la televisión porque en unos momentos vamos a empezar la transimisón con la boda del año: Jorge Negrete y María Félix."

María felix y Jorge Negrete

Llegada la hora, alguien me indica que alargara la introducción porque no había señal. Yo me acerqué al monitor para ver lo que pasaba. El evento estaba por comenzar y cada vez me ponía más nervioso, la imagen iba y venía. En un momento dado la imagen se estableció, y de repente ¡nada! Entonces, grité eufórico al técnico: "A ver, a ver, algo moviste porque ahorita acaba de entrar la señal" El angustiado técnico, repetía una y otra vez ""¡Te juro que no moví nada..!". Yo acusaba al técnico y él, cada vez más molesto, negaba que fuera su responsabilidad. Mientras trataban de encontrar la falla, yo seguía frente a la cámara, repitiendo una y otra vez: "En unos momentos más estaremos con ustedes al aire para ver la boda de...". La boda dio inico, la señal nunca entró y tuve que disculparme ante la cámara "Lamentamos mucho decirles que por causas ajenas a nuestra voluntad, bla, bla, bla..."

Nadie sabía lo que había pasado... Comenzamos a levantar el equipo y descubrimos que un árbol obstruía la señal de Tlalpan a la torre de Televicentro. Con el aire, el árbol se movía provocando que la señal entrara y saliera. Ése fue el único Contro Remoto que yo recuerde que nos falló y resulta que fue un árbol el que nos echó a perder la transmisión de la boda del siglo.